Gastronomía

Biografía de una Güirila

“Güirilas el 97” abrió sus puertas a Niú y nos mostró la “Biografía de una Güirila”. Mirá cada una de las etapas de la elaboración de este rico platillo, desde el maizal hasta el plato

     

Bajo la sombra de dos láminas de zinc y con una estufa a la orilla de la carretera panamericana, nació “Güirilas el 97”, un negocio que se ha convertido en una estación casi obligatoria para todo viajero amante de los alimentos derivados del maíz.

Este negocio ubicado en el kilómetro 97, justo en un tramo de la carretera entre Ciudad Darío y Sébaco, factura más de mil güirilas por día y también venden tamales, elotes, atol, cuajadas y crema dulce.

Su propietaria, Tomasa González, recuerda que hace cuatro años la necesidad la obligó a vender güirilas a la orilla de la carretera. Comenzó con ayuda de su hermana, y ahora tiene ocho colaboradores. Ha cambiado las rústicas láminas de zinc que les cubrían, por una infraestructura que le permite recibir cómodamente a decenas de clientes.

La jornada de trabajo en “Güirilas el 97”, comienza a las cuatro de la mañana en los maizales. A esa hora se corta el maíz y se traslada al negocio. Los colaboradores hacen distintos turnos, hasta finalizar a las siete de la noche.

“Güirilas el 97” abrió sus puertas a Niú y nos mostró la “Biografía de una Güirila”. Mirá cada una de las etapas de la elaboración de este rico platillo, desde el maizal hasta el plato, en este siguiente video. Abajo te dejamos la receta.

Receta

Ingredientes:

– Maíz tierno

– Sal

Preparación:

– Se destusa la mazorca, se raspa y se lleva al molino.

– Se le agrega un poco de sal y se revuelve.

– Se echa la masa y se palmea de forma circular en hojas de chagüite y luego se pone al comal.

– Liiiiiiiistoooooooo

Nota: El maíz tierno suele ser “lechoso” y dulce, por tanto al molerse no necesita de leche o agua.

 

  • Crecencio Ñurinda

    Aja !!!!! La Guirila la prima aristocratica de la popular tortilla, comencemos con un pregon:
    Aqui van las Guirilassss me vas a querer amorcito!!!!
    Todas las tardes Doña Juana pasaba con una pana de aluminio, solia hacerlo en la estacion lluviosa cuando la lluvia besa el suelo y de ese beso nace el maiz, arropaba bien las guirilas, una cobijita de manta bien blanquita y bien limpita, para que no perdieran su tersura y el riquisimo olor a maiz tierno, que cuando las desarropaba escapaba y nos penetraba por las fosas nasales, por los sentidos y por el estomago valian cinco reales y con una cuajadita siete y medio.
    Siempre me a cautivado el color que adquieren cuando salen del comal, tienen el color de piel que tienen las lunas de Octubre cuando se dan las cosechas en el hemisferio norte.
    Solo hay un misterio que aun no he podido descifrar:
    Por que decimos cuando cometemos un error o hacemos algo mal: Ya te giñaste la guirila.