Música

#PlaylistDeMiVida

Hernaldo Zúñiga: “Ed Sheeran es uno de mis cantantes favoritos”
Hernaldo Zúñiga | Carlos Herrera | Niú

Hernaldo Zúñiga se declara fan de Adele y Ed Sheeran, también dice que Sabina lo volvió a conquistar con su nueva producción. Este es el playlist de su vida.

     

Para el cantautor nicaragüense Hernaldo Zúñiga es difícil determinar quién es su artista favorito. Entre su “lista interminable”, como él mismo la llama, se encuentran Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat, Ed Sheeran, Leonard Cohen, Adele, Radiohead y Oasis.

El autor de canciones como “En el mismo tren” y “Mentira”, viajó a Nicaragua para participar en Centroamérica Cuenta 2017 y durante su visita conversó con el equipo de Niú.

No tiene un antídoto musical para la tristeza, no le gustan los audífonos y Procuro Olvidarte, le recuerda “una historia de amor linda” que vivió.

Hernaldo nació el 2 de junio de 1955 y vivió su infancia en Masaya. Viajó a Chile en 1972 y por “cosas del azar”, como él lo llama, decidió escribir su primera canción “Ventanillas”, con la que meses después, participó en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, donde consiguió mucha atención en el público joven y productoras musicales.

Confiesa que su novela favorita es “El coronel no tiene quien le escriba” de Gabriel García Márquez y que al mejor concierto que ha ido fue a “The Paul McCartney World Tour”, el 2 de noviembre de 1989 en Madrid. “Tengo un gusto oportunista por la música”, afirma sonriendo.

Desde ópera, hasta Ed Sheeran, este es el playlist de la vida de Hernaldo Zúñiga.

¿Qué canción le recuerda a su infancia?

Pues yo creo que en mi casa se oía mucho bolero. Aunque no creás… yo no soy afecto a ese género. Pero pues la banda sonora de mi niñez era básicamente bolero y bolero (ríe). Y ya después llegaron los Beatles a revolucionar el oído de mi juventud. Mi Beatle favorito es Paul McCartney…

¿Qué canción le gustaría haber escrito?

¡Un montón! Hay una canción de Serrat que me parece magistral que se llama “No hago otra cosa que pensar en ti”, que es un hombre que está viendo el techo y está pensando en su amada. Lucía, de Serrat también. Blackbird de The Beatles es mágica… Y así un montón de canciones. “Solo le pido a Dios” me parece una canción fantástica también.

¿Una canción que le recuerda a Nicaragua?

Nicaragua Nicaragüita, claro.

¿Qué canción escucha cuando está triste?

En realidad no sé si tenga un antídoto musical para la tristeza. Yo estoy entregado a la música clásica, la música del siglo XVIII y XIX. Por encima de todos Mozart, él me conmueve. Y en general la ópera italiana. Pero casi siempre oigo música de ese tipo en esas situaciones, música no cantada.

¿Un gusto culposo?

¿De música? No, creo que no tengo. Es decir, a mí no me avergüenza admitir que me gusta algún artista si es realmente bueno. Por ejemplo, Ed Sheeran es uno de mis cantantes favoritos y es más pop, pero el tipo es buenísimo y no me da pena.

¿Qué canción escucha cuando viaja?

(En avión) escucho poca música porque no me gusta lo que hacen los audífonos con el oído. Por tierra sí y hago una especie de arca de Noé de los últimos lanzamientos, de los trabajos que me han gustado en los últimos meses. Sabina con “Lo niego todo” me volvió a conquistar el oído, por ejemplo.

¿Una canción que le recuerde a alguien especial?

Procuro Olvidarte, una canción emblemática en mi repertorio que inevitablemente me traslada a una época muy bonita en mi vida en la que viví una historia de amor linda.

¿Canción favorita de su autoría?

Tengo una que se llama Septiembre, que es muy poco conocida pero es una de mis favoritas.

¿Una canción que sintetice toda su vida?

¡Qué difícil! No, no la tengo, no existe (ríe).

¿Qué canción resume su personalidad?

Tal vez una canción muy viejita que quizás defina un ángulo de mi personalidad, porque hablar absolutamente de mí es imposible. La canción se llama “Te llevaré”. Porque es una manera en que, sin yo proponérmelo, hice una especie de ejercicio o retrato fiel de como veo el amor. Eso que se escucha en la canción lo he sentido muchas veces, cada vez que me enamoro.