Innovación

Comtech apuesta por un modelo educativo diferente

La robótica llega a las aulas de Nicaragua
Carlos Herrera. Niú

Incluir la robótica en la currícula escolar y universitaria es lo que busca el programa Lego Education impulsado por Ernesto Varela, gerente de Comtech.

     

*Contenido patrocinado*

En un callejón del “gancho de camino”, en el mercado Oriental, Ivón ayuda a despachar en el tramo de su abuela. Es ágil para ofrecer los productos de plástico, saca cuentas, cobra y regresa el cambio a los compradores. Tiene 12 años y cursa sexto grado de primaria en el Colegio Parroquial Belén en Managua.

Dos veces por semana se olvida del tramo y cambia el bullicio del mercado por el silencio de la sala de robótica de su colegio. Ella y siete compañeros más aprenden a ensamblar y programar robots, desarrollados por Lego Education, donde integran la física, matemáticas y la lógica para incorporar acciones en los dispositivos.

“Alejandrita”, como la llama Ivón, es la facilitadora de Glasswing Nicaragua que le enseña a los estudiantes los principios básicos de la robótica. Arman estructuras, programan acciones, miden distancias, identifican objetos, pero sobre todo, se divierten.

Importando conocimiento

Ernesto Varela, gerente de Comtech, es el principal entusiasta para que la robótica sea parte de los planes de estudio en todos los colegios y universidades de Nicaragua. Durante un viaje a la India en 2016, Varela conoció el programa educativo Lego Education, a partir de ahí empezó su cruzada para conquistar a grandes y pequeños.

En la India, Ernesto pudo apreciar las actividades y concursos que se realizan con los sets de Lego Education, comprender la metodología de los clubes fue clave. “Entendimos que cada niño estaba dirigido por un docente o por alguien más especializado, pero que realizaba el papel de un coach. Esto nos ayudó a intercambiar ideas, a ver lo difícil que resulta iniciar y romper ciertos estándares y costumbres en el sector educación y hacerlo totalmente disruptivo a un modelo que incorpore robótica”, comparte Varela.

Ernesto Varela, gerente de Comtech. Carlos Herrera. Niú

“Como Comtech tenemos unos seis meses de haber hecho propuestas concretas, ya hemos obtenido respuestas de colegios, también de otros que ya tenían más de un año de estar trabajando con robótica. Hay centros pequeños que están utilizando la robótica, porque no solamente existe Lego Education, existe una variedad de soluciones para el sector educación utilizando robótica. Lo que sí sentimos es que se necesitaba tomar la iniciativa en llevar exactamente este tipo de solución como propuesta integral al sector educación”, expone.

El objetivo del programa es llevar la robótica a la mayoría de colegios de Nicaragua, por ahora ya existen clubes en centros escolares de Managua, Rivas, León y algunas ciudades del Caribe. La iniciativa de Comtech está siendo apoyada principalmente por entidades de cooperación como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés) y Glasswing Nicaragua.

“Ya hay más centros que están involucrados en los entrenamientos, gracias a esta iniciativa que tuvimos, pero necesitamos llegar a más departamentos del país, necesitamos llegar a más organizaciones. Nosotros nos movimos y presentamos Lego Education para estar en el radar de las competencias de robótica”, explica Varela.

En el sector público, se ha tenido un acercamiento con el Ministerio de Educación y el Consejo Nacional de Universidades. La Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) es una de las que está involucrada en la formación de nuevos docentes y estudiantes interesados en la robótica, pero sobretodo aplicar el programa como nuevo método de aprendizaje para las carreras de electrónica, física y computación.

“Desde nuestra perspectiva como Universidad Nacional de Ingeniería y Facultad de Electrónica y Computación este tipo de actividades son muy importante para desarrollar habilidades en nuestros estudiantes, como por ejemplo, el trabajo en equipo, las habilidades de programación, las habilidades constructivas también, y estar en contacto con la tecnología”, dice Marlon Robleto Alemán, jefe del Departamento de Sistemas Digitales de la UNI.

Carlos Herrera. Niú

“La robótica hoy en día se está perfilando como una tecnología de punta que puede llegar a producir profesionales que aporten en el ámbito productivo de una nación”, manifiesta Robleto.

Nuevos métodos de aprendizaje

Leslie Escobar es estudiante de Electrónica en la UNI, su profesor la invitó a ser parte de los clubes de robótica. No conocía de Lego Education, sin embargo, en su primer encuentro la experiencia fue agradable. Se quedó para aprender más de este programa.

“Lo más bonito es que nos integraron con estudiantes de otras carreras, que no nos conocíamos, entonces ahora somos compañeros que trabajamos en equipo. Unos construyen, otros programamos, es bastante interesante y divertido”, dice Escobar.

Neville Cross es entusiasta de la robótica. Inició como radioaficionado, luego incursionó al mundo del software libre y conoció más sobre la robótica. Para Cross, la robótica en general es un tema que tiene el efecto sorpresa.

“Uno trae un robot y todos los niños se acercan a verlo, hacer preguntas, y uno hace una presentación, días después uno regresa al colegio y le preguntan a uno por el robot. Entonces de por sí tiene ese efecto de despertar la curiosidad, de motivar”, asegura Neville.

La robótica se toma como un efecto lúdico en el ambiente educativo, según Cross, esto permite que los estudiantes vayan acercándose según sus capacidades, inquietudes y encuentren qué hacer con la robótica.

Ivón ha mejorado en su desarrollo cognitivo. La robótica le ha ayudado a exponer frente a sus compañeros, se sabe los nombres de las piezas y ahora está pronta a aprender a programar su robot para que realice algunas acciones. Ivón se destaca entre sus compañeros, algunas veces, ella tiene que ayudar a los demás en el proceso de armado.

“Cierta parte me dedicaría a lo que me gustaría ser de mi carrera, también me gustaría dedicarle tiempo a robótica porque me llamó mucho la atención”, expresa Ivón. Ella quiere estudiar idiomas, pero no descarta seguir aprendiendo robótica. Cree que puede aportar ideas innovadoras donde se destaque y tenga éxito.