Blogs

Las historias humanas de la UNAN
El grupo detrás de Humans de la UNAN. Foto: Génesis Hérnandez/ Cortesía

“Contamos lo que vive la gente. Tanto las cosas bonitas como las tristes"

     

El campus de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) ubicado en Managua es casi una ciudad. Es tan grande que una arteria vial de la capital lo parte en dos y por eso debió ser unido por un puente peatonal. Es tan enorme que hay personas que tienen cuarenta años trabajando aquí, otras que vinieron como estudiantes y luego se quedaron como profesores, otras que han empezado pequeños negocios de venta de comida y hoy tienen empresas reconocidas y queridas en la universidad. Es tan inmenso que su mayor valor no está en los números, como los 36,883 estudiantes matriculados que según el Informe de Gestión 2015-2016 hubo en 2016, sino que su grandeza reside justamente en la vida que fluye dentro de él día y noche: sus personas.

Hoy en el aula dos del pabellón 64 se desarrolla una clase muy particular. En ella un grupo de veinte estudiantes de la carrera de Comunicación para el Desarrollo comparten historias. Pero no historias cualquiera, sino historias de las personas de la UNAN. Ellos son los creadores de la página de Facebook Humans of UNAN, que ahora también es un blog. “Contamos lo que vive la gente. Tanto las cosas bonitas como las tristes. Pensamos que sería increíble contar las historias de vida de estudiantes y de trabajadores porque es bonito mirar a alguien serio que quizá pensás que no te va a contar nada, pero que cuando empezás a conversar te sorprende con todas las cosas que te cuenta”, cuentan.


Todo parte de una historia que relacionó a tres países: España, Estados Unidos y Nicaragua. Patricia Ruiz es una joven periodista de Madrid que se encuentra de intercambio en la UNAN. Ella es la profesora de estos estudiantes que, en su mayoría, están realizando las prácticas profesionales de su carrera. En una de las clases, mientras se tocaba el tema de cómo humanizar la comunicación, Patricia les contó la experiencia de Brandon Stanton, un estadounidense que en 2010 creó Humans of New York, un proyecto fotográfico que buscaba retratar a diez mil habitantes de la ciudad y que se ha convertido en una página de Facebook seguida por 18 millones de personas, una serie, libros y un formato que dio origen a réplicas en diversos países y ciudades del mundo. Ahora una de esas “ciudades” es el campus de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) ubicado en Managua.

La aventura comenzó hace un mes. El colectivo Humans of UNAN identifica a una persona de la universidad, conversa con ella, le toma una foto, se la envía a Patricia y cada semana las historias y fotos recopiladas se leen y revisan en el aula. Este miércoles, por ejemplo, se discutía acerca de no contar únicamente historias dramáticas pues “estaríamos haciendo lo mismo que los medios tradicionales”. El objetivo es mostrar un poco de todo lo que hay en las aulas, oficinas, comedores, áreas verdes, pasillos y callecitas de la UNAN: “chistes, anécdotas, comentarios, curiosidades”.

La idea ha dado frutos: en tan poco tiempo online la página ya tiene más de 5,300 seguidores y cada publicación cuenta con al menos cien reacciones, aunque una de ellas y, para sorpresa de todos, tiene casi 31 mil likes, roza los 4,500 comentarios, se ha compartido 6,553 veces y llamó la atención de diarios y canales de televisión: los medios tradicionales voltearon a ver a la UNAN y esta vez no fue para hablar de los exámenes de admisión, del presupuesto anual o de los proyectos en ejecución si no para contar la vivencia de un ser humano, un joven criado por su abuela que trabaja para pagar sus estudios universitarios y sueña con tener un doctorado en Patología.

“Lo más bonito del proyecto es el anonimato: copia un modelo en el que lo importante es la historia y no se liga un nombre a ella. Se publican sin decir quién la hizo. Ha habido gente que pregunta que quién está detrás, así que lo hablamos y la respuesta de ellos para mí fue muy bonita porque aparte de que estuvieron todos de acuerdo en que siguiera siendo anónimo, les propuse hacer un apartado sobre nosotros, tomarles una foto a cada uno y compartir esas imágenes, pero dijeron que querían una foto grupal porque es un proyecto de grupo y por eso ha funcionado tan bien, porque todos sienten que las historias del de al lado también son un poco suyas”, explica Patricia.


Esta tarde toca tomar la foto grupal. Como estoy de visitante, me ofrezco para hacerla. Buscamos un área verde y, mientras Patricia y los muchachos se acomodan y bromean, recuerdo aquella famosa frase del escritor uruguayo Eduardo Galeano: “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”.