Cultura

The Maribor Uprisings: el documental en el que vos decidís la trama
The Maribor Uprisings

Los sueños de decirle al protagonista de la película qué hacer, se convierten en realidad con The Maribor Uprisings.

     

A las protestas de 2012 en contra del sistema de Maribor, en Eslovenia, las describían como “Las revueltas zombie”. Eran más de cien mil habitantes luchando con el Estado, las élites y el capitalismo. Todo esto quedó documentado en los lentes de los participantes, y ahora, retratado en “The Maribor Uprisings”, un largometraje documental dirigido por el estadounidense Maple Razsa, y Milton Guillén, cineasta nicaragüense.

Pero The Maribor Uprisings (“El levantamiento de Maribor”, en español) no es una producción típica. La premisa del documental es que es interactivo al momento de presentarse. Hay una introducción del contexto socio-político del ambiente y luego te ofrece opciones de qué hacer: pelear con la policía u organizarte mejor políticamente para cuando logren atacarte. Colocando al público de protagonistas de la historia.

Vos sos el que decidís la trama y el pensamiento del narrador.

Maple Razsa y Milton Guillén, en una de las demostraciones del largometraje | Cortesía | Colby College | Andrew Kist

Milton Guillén, de 25 años, es nicaragüense pero ha estudiado Cinematografía en distintos países del mundo. Conoció a Maple Razsa, cuando Razsa era su profesor de antropología en la universidad de Colby, Estados Unidos, de donde es egresado y actualmente trabaja como productor digital.

A inicios del 2014, Rasza le propuso la idea de realizar en conjunto un proyecto audiovisual sobre la lucha del proletariado esloveno dentro de la ciudad de Maribor. “Desde que se me fue planteado el proyecto me di cuenta que estaba frente una propuesta bastante diferente, pero con un tema muy importante. Había que contar esa historia”, afirma Guillén.

El documental fue elaborado estrictamente con archivos de personas que vivieron las manifestaciones en carne propia y decidieron subirlos a internet. No obstante, los codirectores viajaron a Eslovenia para realizar una investigación más a fondo por medio de entrevistas, con el objetivo de entender bien lo que había pasado, no como extranjeros, sino como parte del “riot”. La producción en total duró tres años.

La película trata de exponer todas las aristas de la situación de Maribor con los ojos de aquellos que la vivieron, bajo la narración de dos personajes ficticios. “Nunca pensamos que las manifestaciones que veíamos podrían pasarnos a nosotros”, dice el narrador. El guión fue escrito por Maple Razsa, que desde su adolescencia estuvo relacionado con Eslovenia.

“Este tipo de situaciones no deben enfrentarse exteriormente, porque no es fácil de entender. En las presentaciones del documental, la audiencia tiene el deber de analizar cada una de las situaciones que se enfrentan los protagonistas. Argumentan, piensan qué harían ellos en esos casos. Ese es el punto”, comenta Guillén.

Esta producción ha sido presentada en África, Europa, Norteamérica y próximamente en Asia. Según el nicaragüense, las sesiones interactivas generan debates muy productivos sobre, no solo las manifestaciones de la película, sino del contexto actual en general de cada país.

IndieWire, un medio internacional de comunicación sobre arte y cultura independiente, mencionó al proyecto como “películas alternativas del 2017 que merecen más atención”. “(The Maribor Uprisings) es una variación totalmente novedosa del formato normal. Estamos emocionados por verlo”, aseguran.

Guillén afirma que este tipo de producciones hace que el público se replantee los contextos en los que se están viviendo. “Es muy interesante analizar bien dónde estamos. Creo que un material así se puede realizar también en Latinoamérica. Ante situaciones como la crisis de Venezuela o lo que pasa en la misma Nicaragua”, explica.

Esta producción no será proyectada en el país en el futuro próximo puesto que no está traducida al español y necesita más apoyo económico. No obstante, Guillén piensa que “sería interesante” ver las opiniones del público nicaragüense.