Música

¿No más rock en Managua?

Debido a la prohibición de conciertos en algunos bares de Managua, muchos se preguntan ¿Y ahora qué pasará?

     

Desde el 17 de abril comenzó a circular en las redes la noticia de la prohibición de conciertos en los bares Maura & Simon, Ron kon Rolas, Overtime y El Garabato. Todos dentro de la Zona Hippos en Managua. La disposición provino de la Policía Nacional y la Alcaldía, en cumplimiento de la Ley 559 o Ley especial de delitos contra el medio ambiente y los recursos naturales, que regula el orden y la tranquilidad pública.

Dicha ley expresa en el artículo 9:

“El que utilizando medios sonoros, electrónicos o acústicos de cualquier naturaleza, ya sea en la vía pública, en locales, en centros poblacionales, residenciales o viviendas populares (…) produzcan sonidos a mayores decibeles que los establecidos por la autoridad competente y de las normas y recomendaciones dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que causen daño a la salud o perturben la tranquilidad y descanso diurno y nocturno de los ciudadanos será sancionado con multas equivalentes entre C$5,000 a C$20,000 mil córdobas después de dos llamados de atención, además de la suspensión, cancelación o clausura de las actividades que generan el ruido”.

Aunque se hablaba solo de rumores, Moisés Gómez, dueño de Maura & Simon expresó que la situación “es verídica” y que los conciertos dentro del local están cancelados. Según él, la prohibición se debe a las quejas que vecinos y negocios han acumulado con el paso del tiempo. Asimismo, confirmó que los bares no fueron clausurados, no obstante les quitaron todo permiso para realizar los toques que tanto los caracterizan.

También puede interesarte: Noches de toques en Managua

¿Qué dicen los vecinos?

Detrás de Ron Kon Rolas, se encuentra el Hotel Brandt’s, que es uno de los principales afectados de la zona. Niú entrevistó a Yanina Gutiérrez, recepcionista del hotel, quien afirmó que los inquilinos se quejaban mucho del ruido proveniente del local, donde se suelen celebrar conciertos los viernes y sábados.

Ella aseveró que eso les afectaba como negocio, pues los huéspedes llegan a descansar o por motivos de trabajo.

A un par de cuadras, las opiniones son mixtas. Algunos vecinos y trabajadores de la zona dijeron que el ruido de los conciertos no les llegaba intensamente hasta ahí.

@chilamateoficial encendiendo en @ronkonrolas !

Una publicación compartida de SaXo Producciones (@saxo_producciones) el

Otros como David Roy, trabajador de un hostal cercano, explicaron que un inconveniente que se presentaba viernes y sábados era el tráfico, que a criterio de él, era provocado por los bares aledaños.

“Yo me mantengo aquí y todos descansamos igual”, dijo por su parte Francisca López, ama de casa, al ser consultada por las quejas por el ruido.

Niú está tramitando una solicitud a la Policía Nacional para conocer su posición oficial sobre del tema y la naturaleza de las denuncias que recibieron.

“No priorizan la inversión en el sonido”

Según el sonidista profesional, Checho Bravo, el mayor problema de los bares sancionados ha sido existir en ese sitio. “Reparto San Juan ha sido históricamente un barrio residencial, si acaso con algunos pequeños locales comerciales tipo cafés, restaurantes, tiendas, etc. No es el lugar adecuado para este tipo de locales, sin embargo, haciendo un buen tratamiento acústico y usando un buen equipo de sonido, ambos espacios (residencias y bares) pueden coexistir. Pero creo que no ha sido prioridad de los dueños de estos bares invertir en aislamiento ni equipamiento adecuado. Ni tampoco ha sido importante para la autoridad competente”.

@Eleonore.ni en el lanzamiento del nuevo sencillo de @provigoron. Foto: @lafritanganica

Una publicación compartida de David (@davidprado91) el

Bravo expresa que a menos que los bares destinen dinero al aislamiento sonoro y un buen equipo no ve posible la continuación de estos conciertos, al menos en esta zona. “No podés de la noche a la mañana tomar una medida tan drástica como prohibir los conciertos ahí. Quienes más estamos perdiendo acá somos los consumidores de la música nacional”, finalizó.

La escena musical se manifiesta

Omar Ríos, guitarrista de la banda LecheBurra y Revuelta Sonora dijo en sus redes: “Ya casi no hay espacios para música en vivo y hacer espacios para los músicos es cada vez una odisea. ¿Dónde podremos hacer conciertos donde la gente no se queje y que la policía no tome medidas extremas como censurar estos locales? Creo que urgentemente se necesitan salas de conciertos y un sindicato donde se apoye a los artistas de manera más tangible y organizada”.

Por su parte, Chepe Malanga, vocalista de la Banda Malos Hábitos, aseguró que esta situación “es fruto del desorden urbanístico de Managua, de la 0 planificación de la Alcaldía y de la Policía”.

“(Los bares) nunca debieron tener permisos de operar ahí, pero se les dieron, Ron Kon Rolas tiene casi cuatro años de operar, siempre haciendo conciertos. ¡Y de repente se lo quitás! Cuando ambos bares tienen inversiones grandes en el local les dicen no pueden operar, me parece irresponsabilidad”, comentó.

Lenin del Río de Manifiesto Urbano afirmó en su cuenta de Facebook: “Sigamos debatiendo, pero hablemos claro. Es la escena del Rock la que apoya a los bares de conciertos, con publicidad en diversas plataformas, dándoles identidad y llenando estos espacios con público y cultura. La mayoría de las veces los bares solamente ofrecen a la bandas el permiso para cobrar la entrada, es decir los artistas no son contratados por estos negocios, y considero que no reciben la remuneración justa. La mejor parte en esta sociedad entre empresarios y artistas se la llevan, naturalmente, los empresarios”.

Nemispiral Vol. 1 – 25feb17. . . 📷 @johanna_baca @nemipipali

Una publicación compartida de Evenor Gonzalez (@yosoyevenor) el

Noel “Chipi” Portocarrero, cantante y guitarrista de Clico expresó a Niú que “esta es una especie de oportunidad para que la empresa privada y el Gobierno se den cuenta de la necesidad que la escena musical tiene para un espacio apto donde bandas puedan presentarse (…) Los bares no están pensados para que el músico sea su entretenimiento principal. No hay que relacionar el alcohol con la música. Perfectamente podríamos ir a tocar a lugares recreativos, pizzerias, y muchos lugares más. No es el fin del mundo”, enfatiza.

Rocknica.com, en un comunicado, ha manifestado que este no es el fin para la escena del Rock Nica. “Esto no es obstáculo para continuar desarrollando y promoviendo nuestra música local, sino más bien es una oportunidad para reivindicar a los músicos, sus proyectos musicales y otros espacios de difusión de la música”, expresaron. Ante la pregunta de dónde serán ahora los conciertos respondieron: “Se están explorando nuevos locales y viendo la forma de reforzar los ya existentes”.

En las redes las opiniones son diversas ¿Vos qué pensás de esta disposición?

  • Raif Calvert

    La Ley 559. Ley Especial de delitos ambientales esta derogada desde el 2008. Fue derogado cuando salio el Codigo Penal. Asi lo expresa dicho Codigo. Ley 641 Codigo Penal de Nicaragua Articulo 566 Derogaciones Numeral 34

    • alvaro cuadra

      Excelente por fin se cumplio una ley en nicaragua…. hay que vivir con leyes y respectar a los demas….. me gustaria vallan hacer esos tipo de concierto en un lugar cerca de casas en costa rica…. ahi lo hechan preso y tambien hay ley de no contaminar el medio ambiente y de ruido solo aqui se quejan por las leyes

      • Jana

        Creo que el problema no es la existencia de leyes o que la gente se esté quejando de las leyes, sino que no hay congruencia legislativa en el cumplimiento de las leyes.