Cultura

Norma Helena vuelve a los escenarios con un canto de amor a Nicaragua
Claudia Tijerino. Niú

El concierto recorrió las canciones más emblemáticas del regionalismo nicaragüense, en homenaje al legado y obra de grandes compositores

Vestida de rojo, sonriente y coreando “Nicaragua mía” de Tino López Guerra, reapareció Norma Helena Gadea en los escenarios, después de un mes en cuidados intensivos. En el escenario la acompañaban Carlos y Luis Enrique Mejía, Carlos Emilio “Frijol” Guillén, Katia Cardenal, Juan Solórzano y Luis Pastor.

El concierto recorrió las canciones más emblemáticas del regionalismo nicaragüense, en homenaje al legado y obra de grandes compositores nicaragüenses que han influido en la carrera de cada uno de los artistas: Camilo Zapata, Erwin Krüger, Salvador Cardenal, Tino López Guerra, Jorge Isaac Carballo, Carlos Mejía, Víctor M. Leiva, Justo Santos, Otto de la Rocha, Felipe Urrutia, entre otros.

  • Claudia Tijerino. Niú

“Venimos esta noche a hacerle una declaración de amor a Nicaragua. Para mí es un gusto poder estar esta noche cantando para todos ustedes, resucitada”, dijo Norma Helena, ovacionada por el público del Teatro Nacional Rubén Darío, que tuvo un lleno total para este concierto. Al finalizar estas palabras, Norma interpretó “Una canción” del cantautor nicaragüense Otto de la Rocha, quien cumplió 84 años este 23 de agosto y ha estado presente en varias generaciones a través de su música y la radio.

Poco a poco cada artista con anécdotas, rememoraron esos temas que marcaron sus vidas artísticamente. Katia Cardenal, por ejemplo, contó que la primera canción que se aprendió fue “Flor de mi colina” de Camilo Zapata, también recordó que el Dúo Guardabarranco nació cuando Salvador Cardenal la escuchó cantándola.

El concierto además coincidió con el aniversario 37 de la Cruzada Nacional de Alfabetización, que fue escenario de las primeras canciones del Dúo Guardabarranco y de Carlos y Luis Enrique Mejía, quienes iban a cantar a las brigadas en las montañas de Nicaragua.

Luis Pastor, productor y director de este concierto, recordó también su natal Jinotega, a la que dedicó su primera canción, en homenaje al canto regional nicaragüense.

El concierto contó también con la participación de seis artistas, pertenecientes a cuatro generaciones de la música nacional.