En pantalla

‘Split’ y los trastornos de personalidad: ¿ficción o realidad?
Split

Una mente gobernada por 23 personalidades diferentes es la trama propuesta por la película Split, escrita y dirigida por M. Night Shyamalan.

El trastorno de personalidad múltiple es una enfermedad mental poco común y muy complicada de diagnosticar. En el mundo de la Psiquiatría, se le conoce como “trastorno de identidad disociativo” (TID) y es una patología que ha inspirado sinnúmeros de historias cinematográficas. El personaje principal de Split, película que se estrena hoy en los cines nicaragüenses, es el vivo ejemplo de alguien que padece esta alteración mental, con los matices propios que permite la ficción.

El actor James McAvoy encarna a Kevin, un joven que le han diagnosticado 23 personalidades diferentes, dotadas de atributos físicos determinados. Casey —una de los identidades de Kevin—, lo obliga a secuestrar a tres adolescentes. Desde este punto de la trama, este atormentado personaje tiene que lidiar una guerra interna con todos los que habitan en su cabeza.

En la historia del cine, el trastorno de identidad disociativo ha suscitado un genuino interés. La película Psicosis, de Alfred Hitchcock es un clásico ejemplo. Norman Bates, el personaje principal de esta trama, sufría el trastorno de identidad disociativo: por un tiempo era un tipo amable y luego se convertía en un asesino que se hacía pasar por su madre.

¿Qué dice la Psiquiatría?

A pesar de ser un patología muy difundida, es una de los menos entendidas por la Psicología. Su estudio está lleno de controversias y eternos debates. 

En la cuarta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, se define al TID como “la presencia de dos o más personalidades que toman el control de la conducta de una persona de forma recurrente, la mayoría de las veces opuestas entre sí”.

Guillermo Gosebruch, doctor y especialista en Psiquiatría, recalca que los trastornos de personalidad son alteraciones y no cuadros psicóticos, por lo tanto se diferencian de la esquizofrenia y la bipolaridad.

Split

Con respecto a las personalidades múltiples, el especialista afirma que es una condición muy rara y que difícilmente se diagnostica. Sin embargo, existen otros trastornos de la personalidad que sí son más comunes de diagnosticar; como la paranoide, es decir, una eterna desconfianza hacia las personas que te rodean.

Existen muchísimos más cuadros, como lo son el trastorno de personalidad antisocial, límite, narcisista, evasiva, obsesiva-compulsiva, entre otras.

A pesar que las personalidades múltiples son muy extrañas, el doctor Gosebruch no niega su existencia ni estudio. Eso sí, un tipo con 23 personalidades para él resulta una exageración muy hollywoodense.

split

Terror psicológico garantizado

El director M. Night Shyamalan, ha dirigido películas de suspenso como El sexto sentido y Señales, las cuales tocan el tema de lo sobrenatural a nivel psicológico. Split es tildada como “la película más terrorífica de Shyamalan a la fecha” y ha recibido críticas positivas por parte de los sitios especializados en el séptimo arte: IMDb y Rotten Tomatoes.

Shyamalan también estuvo detrás del guión de este film y admite haberse informado sobre casos reales de personas que han padecido el trastorno de identidad disociativo. Darse cuenta de la magnitud de esta patología causó un “gran impacto en su imaginación”. También habló con psiquiatras y entrevistó a terapeutas para darle un valor más profundo a la narración de la trama.

La búsqueda del actor perfecto

El director de Split, sentía que pocos actores podrían encarnar al personaje de Kevin. Shyamalan buscó a James McAvoy y consideró que él era el ideal para dar vida al atormentado hombre de las 23 personalidades.

McAvoy es conocido por ser el Profesor X versión joven en las precuelas de X-Men. También ha actuado en otros films relevantes como El último rey de Escocia y Expiación. Es considerado en Hollywood como “un actor dinámico que maneja papeles que son éxitos de taquilla”.

La trama exigió a McAvoy cambiar de discurso en una misma toma. Tuvo que adaptarse a los diferentes “matices y colores” de Kevin. A lo largo de la producción de Split, se mantuvo una perfecta sintonía con el director del film, para asegurar la solidez del personaje principal.

Con seguridad, Split es una propuesta interesante para el género del thriller. A pesar de estar escrita bajo un tema muy explorado en el suspenso, las variantes narrativas que promete podrían dejar pensando a más de alguno, pues el cerebro es uno de los órganos que más misterios esconde.