Estilo

Acusan a Premio Nobel de cometer abuso sexual en Nicaragua
El expresidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz Óscar Arias se encuentra salpicado en este 2019 por dos casos judiciales: uno relacionado al ejercicio del poder ejecutivo y otro acerca de una presunta violación sexual a una activista que buscaba su apoyo para impulsar el desarme nuclear. EFE | Jeffrey Arguedas

Hasta el momento tres mujeres han denunciado al expresidente de Costa Rica, Oscar Arias.

     

Dos mujeres más afirman haber sufrido abusos sexuales por parte del expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz 1987, Óscar Arias, quien el pasado lunes fue denunciado ante la Fiscalía por una violación que habría ocurrido en diciembre de 2014.

Una de ellas es Emma Daly, quien dirige las comunicaciones del organismo Human Rights Watch, que denunció en el diario The Washington Post que Oscar Arias le tocó los senos cuando ella ejercía como reportera en Nicaragua en 1990.

Según la entonces reportera del periódico Tico Times, Arias se acercó a ella y le puso sus manos en su pecho y le dijo: “No llevas brassier”. Ella relata que nerviosa le respondió “si lo ando” y se alejó.

El hecho supuestamente ocurrió en el vestíbulo del Hotel Intercontinental de Managua y según la hoy directora de comunicaciones de la ONG Human Rights Watch, el abuso cometido por Arias se lo contó a dos personas, pero no lo denunció ante las autoridades porque esos casos eran comunes en la región centroamericana.
“No había mucho que pudiera hacer al respecto”, aseguró.

Otra periodista denuncia

La tercera denuncia que ha salido a la luz es la de la también periodista Nono Antillón, quien asegura que el hecho ocurrió en 1986, cuando tenía 25 años y trabajaba como asesora de prensa de Arias en la campaña hacia las elecciones presidenciales de ese año.

“Estaba sentada frente a su escritorio, se me acercó, me tomó la mano y me la puso en su pene que estaba erecto. Yo lo empujé y me puse de pie y él se me lanzó. Me cogió por los hombros, me tiró contra un ropero y me empezó a toquetear”, relató Antillón al diario tico La Nación.

La comunicadora dijo que a partir de entonces no volvió a aceptar estar a solas con Arias, quien ganó las elecciones y en 1987 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz por participar en los procesos de paz de los conflictos armados en Centroamérica durante los años ochenta, especialmente por su oposición al apoyo estadounidense en el conflicto nicaragüense de los contras.

Con estos dos testimonios, ya son tres las mujeres que afirman haber sido víctimas del dos veces presidente de Costa Rica y el político más reconocido de ese país en décadas.

La primera fue una médica y activista de una ONG por el desarme nuclear, quien el pasado lunes denunció Arias ante la Fiscalía por una violación que habría ocurrido en diciembre de 2014 cuando ella se reunió con Arias en busca de apoyo para la causa de su organización.

“Abrí el fólder, le expliqué, y ya cuando terminamos yo me levanté dándole la espalda. Entonces, él me agarró por detrás y me tocó los senos. Yo le dije que no y que él estaba casado. Ese fue mi no. Fue lo único que se me ocurrió decirle. Yo había conocido a la esposa”, narró la activista al semanario Universidad.

Según su narración, el ataque sexual habría ocurrido el lunes 1 de diciembre del 2014, durante una visita suya a la casa del expresidente, en Rohrmoser.

La médica tenía entonces 30 años de edad, lideraba la filial en Costa Rica de una ONG internacional dedicada al activismo para abolir las armas nucleares y había conocido al premio Nobel a través de su madre, quien fue diputada por el PLN.

Arias respondió

“Con respecto a las informaciones publicadas el día de hoy (lunes) debo decir que rechazo categóricamente las acusaciones que se me hacen. Nunca he actuado irrespetando la voluntad de ninguna mujer, menos tratándose de su libertad de relacionarse con otra persona”, dijo Arias en un comunicado difundido por su equipo legal.

Arias, de 78 años, afirmó que en su “vida pública he impulsado la igualdad de género, pues considero que es un medio indispensable para lograr una sociedad más justa y equitativa para todas las personas”.

“Siendo que, según se informa, existe una denuncia formulada en mi contra, ejerceré mi defensa ante los Tribunales de Justicia y no realizaré más comentarios públicos sobre este tema”, concluyó el comunicado.