Estilo

“Amo a mis hijos como son”: Madres comparten cómo reaccionaron a la identidad sexual de sus hijos
Identidad sexual

¿Cómo reacciona una madre religiosa cuando su hijo le confiesa que es bisexual? ¿Y una madre “gay-friendly” que no sospechaba la homosexualidad de su hijo? Conversamos con ellas y ellos para conocer su experiencia

     

Antes de que Janet Chávez supiera que su hijo es bisexual, las problemáticas de las personas de la comunidad LGBTIQ+ no eran parte de sus temas de interés. Sus ideas sobre este colectivo estaban marcadas por las creencias religiosas con las que fue educada. En sus propias palabras “no los recriminaba, pero prefería no tener alguien así dentro de su casa o familia”.

Chávez creció en el seno de una familia cristiana evangélica. Por lo que conocer la verdad sobre la sexualidad de su hijo fue un punto de inflexión entre sus principios religiosos y su papel como madre.

“Fue muy particular. Me dijo: ¡Mamá, yo quería contarle algo! Pero cuando me lo suelta, yo me puse a reír. Porque yo ya lo sabía, yo ya estaba clara. Le dije: ¡Está bien! Gracias por confiar en mí, no pasa nada”, recuerda con serenidad.

Jeafrey Lara, hijo de Janet, recuerda ese momento de otra manera. Temía contarle y no sabía cómo iba a reaccionar. Recuerda que incluso estaba preparado por si su mamá lo echaba de su casa. Sin embargo, su respuesta fue todo lo contrario. El apoyo de su madre lo conmovió tanto que tras contarle se retiró a su cuarto a llorar. Por primera vez, afirma, se sentía libre de expresar su identidad sin ningún tipo de ataduras.

“Tenía un poco de pena, porque mi muchacho es bisexual”

Janet confiesa que le costó un poco aceptar la orientación sexual de su hijo, principalmente por su religión. “En mi mente estaba abierta a mi hijo, pero estaba confundida con sentimientos encontrados. Yo me callaba y trataba de encarrilar el asunto. De tratar de entender y no oponerme por el amor a mi hijo, porque de ninguna forma, ni nada que haga mi hijo puede hacer que yo lo rechace”, dice Chávez.

Tras la conversación, Janet descubrió un poco más sobre los problemas que su hijo tuvo que enfrentar por pertenecer a una minoría sexual. Supo cómo sufrió durante la secundaria por no aceptar su identidad sexual y no contar con el apoyo de su familia. También, supo que sufrió por los mensajes que él escuchó en contra de las “relaciones no heterosexuales” en su congregación religiosa.

Para Janet, conocer todo esto fue una etapa muy difícil en su vida. El camino hacia la aceptación plena de su hijo estuvo marcado por las contradicciones del fuerte vínculo que mantenía con su Iglesia, donde era copastora.

Janet relata que, cada vez que el tema de la diversidad sexual salía a colación, ella guardaba silencio por temor a las críticas.“Tenía un poco de pena, porque mi muchacho es bisexual. Yo me quedaba callada y me sentía traidora, me sentía mal conmigo misma y con mi hijo. Y me quedaba callada por temor a ser criticada. Porque no tenía valor de decir a la gente mi hijo es bisexual”, comenta.

Ante los señalamientos de su congregación y el pastor que le sugirió echar a su hijo a la calle, Janet decidió abandonar la congregación. Ahora forma parte de una Iglesia menos estricta con el tema de la diversidad sexual. 

Mamá gay-friendly: “Me sorprendió no enterarme directamente por él”

Davis Noruega, siempre estuvo rodeada por personas gay: conocidos, vecinos, amigos, y compañeros de trabajo. Por eso, cuando se enteró de la homosexualidad de su hijo no le fue difícil aceptarlo, porque “este mundo” no era ajeno a su realidad. Ella apoya incondicionalmente la identidad sexual de su hijo. Sin embargo, la noticia sí la tomó por sorpresa.

Davis asegura que nunca notó algún comportamiento o indicio sobre la homosexualidad de su hijo Sergio Canales. Además, la noticia no la supo directamente de parte de él.

“Él directamente nunca me dijo nada referente a eso. Todo se lo contaba a su papá. Como que me tenía miedo. Yo me di cuenta por medio del papá de él. Y ahí hablamos y todo tranquilo. No hubo ningún percance. Me asusté al principio, pero luego lo miré tan normal. Y bueno; él escogió eso, dije. Lo que me queda es apoyar como madre. Si nosotros como madres no apoyamos a nuestros hijos, nadie los va a apoyar. Entonces eso es lo que me tocó a mí. Apoyar a mi hijo y seguir adelante”, reflexiona. 

identidad sexual
Davis Noguera y Sergio Canales. Cortesía | Niú

Con la aceptación de su identidad, Sergio fortaleció la comunicación con sus padres y hermanos, y pudo sentirse libre de cualquier tipo de prejuicios y recibir su apoyo. De hecho, él no es el único miembro gay de su familia, por lo que el tema de la homosexualidad se aborda de manera muy natural. Incluso, aunque varios familiares profesan alguna creencia religiosa, el trato hacia ellos es muy respetuoso, asegura Sergio. 

Davis considera que el machismo es parte de causas de la discriminación de los padres a los hijos e invita a que los padres sean más empáticos para entender a sus hijos.

“Yo diría que no deberíamos vivir en tanta discriminación a los hijos, más bien deberíamos mostrarle todo el apoyo. Uno no se puede afrentar de los hijos, son cosas que nos dio la vida, que nos dio Dios. Tenemos que aceptarlas tal como son y la verdad es que yo amo a mis hijos como son”, concluye.

“Vivo con un miedo constante a que mis padres me rechacen”

“Michael” tiene 20 años y desde hace cuatro está claro de su identidad sexual: es gay. Su historia es muy diferente a la de Jeafrey o Sergio, porque “Michael” aún no se anima a contarle a sus padres sobre su identidad sexual por temor “al qué dirán”. Es un “constante miedo”, confiesa, porque cree que, si sus padres lo descubren, lo van a rechazar.

“Es agotador, porque tenés que ocultar lo que sos 24/7 en un lugar donde no te sentís seguro ni con tu propia familia. No somos la típica familia que se sienta a hablar de sus cosas. Por un lado me afecta, porque yo quisiera contarles, pero no puedo por el que dirán”, comenta “Michael”, a quien nombramos así para resguardar su verdadera identidad. 

“Michael” ha intentado en más de una ocasión conversar con sus padres. Incluso planeó aprovechar el mes del orgullo gay para hacerlo. Sin embargo, los comentarios homofóbicos que escuchó en su entorno recientemente lo hicieron cambiar de opinión, y sigue esperando la oportunidad para hacerlo.

“Mi papá me dijo: ‘Hubiera preferido que murieras vos’”

Uno de los momentos más críticos de la relación de “Michael” con sus padres ocurrió en 2017. Su papá le descubrió en el celular unos mensajes románticos intercambiados con otro hombre. Discutieron fuertemente y su papá le soltó una frase que aún lo hiere.

Su papá se refirió al hermano de “Michael” que murió ahogado hace varios años. “Hubiera preferido que murieras vos en lugar de tu hermano, por lo menos él hubiera sido un hombre de verdad”, le dijo su papá, y le ha repetido la frase en otras ocasiones, inconsciente de que “Michael” intentó suicidarse en 2018, y confiesa que aún tiene “pensamientos” suicidas.

“Michael” tampoco les ha hablado sobre estos sentimientos y únicamente espera que sus padres logren comprenderlo, que abran su mente para aceptarlo tal y como es, para poder vivir sin miedo.