Cultura

El «arte del pueblo» que surgió a raíz de las protestas
Ilustración: Juan García

Decenas de obras de arte en lienzo, papel y esculturas se han compartido bajo la etiqueta #ArteDelPuebloNic, iniciativa de un grupo de artistas plásticos nicaragüenses

“Aquí estoy…, tristemente atrincherado en mi caballete”, dice M. Víctor, un artista nicaragüense cuya rutina de dibujar retratos ha cambiado radicalmente desde que iniciaron las protestas el pasado de 18 de abril. abril. Dejó de retratar a personas felices para retratar «la crudeza» de la represión que viven los nicaragüenses. 

El catalizador para su obra son ahora, las noticias, el reporte de los muertos, los desaparecidos. M. Víctor vive del arte. Desde abril –el mes en el que iniciaron las protestas estudiantiles, primero por el mal manejo del incendio en la Reserva Indio Maíz y luego por las reformas de seguridad social— ha creado obras de arte que para él tienen una visión histórica, es decir, desea que en el futuro, «en la nueva Nicaragua», sean apreciadas.

“Mi filosofía es que estas pinturas queden para la posteridad”, comenta M. Víctor vía telefónica. Prefiere mantenerse bajo este nombre por “medidas de seguridad”, pues ha recibido amenazas de muerte por parte de “fanáticos pro Gobierno».

Sus obras, al igual que las de cientos de artistas nicaragüenses se han vuelto virales en las redes sociales. Una de ellas es “La patria cargando a sus hijos”, en la cual sobresale la figura de una mujer envuelta por una bandera azul y blanco con unos niños en sus brazos, mientras que por su pierna chorrea sangre. La obra fue dedicada a Daryelis y Matiás, dos niños que fallecieron calcinados «por esta dictadura asesina» el pasado 16 de junio en su vivienda en el barrio Carlos Marx. 

M. Víctor no le ha puesto precio a la mayoría de las obras que ha elaborado a raíz de las protestas, pero si le escribe alguien que esté interesado en comprarlas no dudaría en vendérselas.

Como las elaboradas por este artista, decenas de obras de arte en lienzo, papel y esculturas se han compartido bajo la etiqueta #ArteDelPuebloNic, una iniciativa que ha sido abrazada por un grupo de artistas plásticos nicaragüenses en rechazo a la represión gubernamental en los últimos meses, la cual ha dejado a más de 273 personas fallecidas y más de mil 500 heridos, según cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

«Creo que el arte en sí tiene que solidarizarse con el pueblo y apoyar. Somos algo mas, somos una especie de trincheras de la cual nosotros estamos haciendo aportes», afirma. Espera en un futuro que todas las obras realizadas por este grupo de artistas sean expuestas en una galería, donde la gente pueda verlas libremente. Mientras tanto, la única forma de apreciarlas es en las redes sociales.

Otero Elfox es otro artista que, al ver cómo aumentaba la cifra de muertos cada día, decidió atrincherarse en su caballete y de esta manera pintar obras que conectaran con el “sentir del pueblo”. Cuando se dio cuenta de la noticia de la familia calcinada por paramilitares en el barrio Carlos Marx, el 16 de junio, su primer impulso fue crear una ilustración.

“Esa fue una obra espontánea. Me sentía con impotencia, tristeza y ganas de llorar, y reflejé a dos niños que iban hacia el cielo con dos globos. Decidí subirla y no esperé que fuese tan aceptada y tan compartida esa ilustración”, cuenta. 

No obstante, esa no ha sido la única obra que ha elaborado en el marco de las protestas y la represión gubernamental. Cuando la lista de muertos llegaba a 63, Otero realizó un cuadro en el cual perfilaba un rostro de mirada triste y deformado a través de trazos rojos.

“Desde el principio, desde el primer segundo ya sabía que esto iba empeorando. Era el primer fallecido y yo me dije que tengo que aportar, que no me puedo quedar callado, y decidí utilizar el arte para llevar ese mensaje a toda la sociedad y a la gente nicaragüense”, insiste. 

Las obras de Otero Elfox se han vendido a diferentes precios, a través de internet. «Hecatombe, angustia y desaparecidos», un lienzo que muestra a policías y paramilitares cargando cadáveres, se vendió a 80 dólares. Algunos de ellos rondan los 20 y 50 dólares.

Tanto Otero como M. Víctor coinciden en que el arte en esta última década ha estado secuestrado por el Gobierno y por “élites” de poder. Para ellos, Nicaragua ya no es la misma desde el 18 de abril. Tampoco ellos y las obras que realizan son iguales a las de antes, pues ahora ahora abordan temas de desaparecidos, muertos y asesinados.

Para Otero Elfox, el nuevo resurgir cívico del país no solo abarca lo político y social, sino también lo cultural. “Estamos más unidos, el arte viene más sólido, más social y más comprometido con Nicaragua. Las artes van a mejorar en este país”, sentencia.


La etiqueta #ArteDelPuebloNic se ha vuelto viral en las redes sociales. Aquí te dejamos algunas. Comentanos cuál es tu favorita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *