Estilo

La ciencia te invita a mover las caderas

Bailar es cuestión de supervivencia

Los científicos afirman que moverse al ritmo de la música es asunto de vida o muerte

     

Para algunos, el bacanal es una necesidad constante de diversión con sus amigos, y si bien es cierto las fiestas son importantes para el desarrollo de las relaciones interpersonales, también son vitales para nuestro organismo, revelan psicólogos evolucionistas.

La respuesta probablemente se encuentra en nuestros antepasados. Un estudio de PLOS Genetics explica que ellos se movían a un solo ritmo para comunicarse y acercarse más los unos con los otros. También asegura que aunque las fiestas actuales tienen un rol social, son más un aspecto primordial e instintivo. Y es que los primeros humanos podrían haber bailado para atraer a su pareja, señala Steven J. Mithen, arqueólogo de la Universidad de Reading, Reino Unido.

Por otro lado, el sociólogo francés Émile Durkheim llama a los bacanales de hoy en día “efervescencia colectiva”. Es decir, que cuando un grupo de personas comienza a moverse en una misma dirección en base a un ritmo, todos sienten una especie de electricidad a la vez, lo que ayuda al sistema nervioso y al sistema circulatorio.

El baile también es una terapia para las personas de la tercera edad. Científicos de la Universidad de Missouri, Estados Unidos, afirman que mejora considerablemente el equilibrio y reduce el riesgo de caídas y lesiones. Además, podría prevenir enfermedades neurodegenerativas como la demencia o el Alzheimer, debido al ejercicio al que es sometido el cerebro para repetir y memorizar movimientos, señala un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine. La actividad es tan efectiva como resolver crucigramas, tocar un instrumento o leer.

El bacanal como ritual religioso

La danza también está relacionada con la religión. Dimitris Xygalatas, antropólogo de la Universidad de Connecticut, explica que en un ritual un chamán impulsa a los espectadores a moverse en una actividad simultánea. Xygalata viajó a una aldea de Grecia en donde caminaban por piedras ardientes. Al finalizar, el científico examinó a los participantes y todos estaban “emocionalmente alineados”. Trasladando este estudio a las fiestas, el chamán sería el DJ y los espectadores, todos los que se encuentran en la pista de baile. El resultado es el mismo.

Otro estudio de la Universidad de Reading que examinó a bailarines y no bailarines, demostró que los que bailan tienen mejor capacidad para comunicarse. Nuestros ancentros nos heredaron esta habilidad, solo que ellos no se movían por diversión sino que lo hacían para sobrevivir.

La antropóloga Emma Cohen indica que aunque ya no es indispensable bailar, ir a fiestas tiene muchas ventajas. Entre ellas, la de mejorar el autoestima, disfrutar el ejercicio y evolucionar tus relaciones personales.

Nacimos para bailar

Una investigación con 120 niños entre cinco meses y dos años, en la que participó Marcel Zentner, psicólogo de la Universidad de York en Inglaterra, reveló que desde los primeros meses de nacidos, los bebés responden positivamente al ritmo de la música, con mayor fuerza que el habla misma.

«Nuestra investigación sugiere que es el ritmo en lugar de otras características de la música, como la melodía, el que produce la respuesta en los bebés (…) También encontramos que mientras mejores eran los niños en sincronizar sus movimientos con la música, más sonrieron», afirmó Zentner.

Cabe aclarar que el hecho de que algunas personas tengan más habilidades artísticas que otras se debe a la simetría de los cuerpos. Así lo demostró un estudio realizado con 183 adolescentes de Jamaica entre los 14-19 años. A ellos los pusieron a bailar mientras una cámara capturaba sus movimientos. Luego enseñaron la grabación a un grupo de mujeres, quienes escogieron como mejores bailarines a los que tenían los cuerpos más simétricos.

Y como bailar es una necesidad del ser humano, esperamos que esta noche vayás a la disco más cercana y dejés tu corazón en la pista. Además de ayudar a tu organismo, el bacanal te deja muchas experiencias que vas a recordar en unos 20 años. ¿Qué esperás para conectarte?


¿Te gustó este tema? Te invitamos a comentar al respecto en nuestras cuentas de Facebook y Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *