Blogs

Blog | Ser periodista deportivo en tiempos de dictadura
Periodista deportivo

Miguel Mendoza es acusado por el Ministerio Público por “atentar contra la soberanía del país”, cuando lo único que ha hecho es ejercer su derecho constitucional de expresar sus opiniones

     

Como periodista deportivo uno se cuestiona hasta qué punto debemos seguir con nuestro trabajo, evitando la realidad represiva que se vive en Nicaragua. Es difícil escribir y comentar acerca de los partidos de béisbol y fútbol, cuando a las afueras de los estadios el país está en declive.

Por lo tanto, mantener apatía y neutralidad es complicado frente a la crueldad con la que han sido asesinadas más de 300 personas y otras 130 que el régimen mantiene como presos políticos solo por pensar diferente, porque lamentablemente en el país, opinar es un delito. Más allá de nuestra profesión nos llama la conciencia y el derecho humano a expresarnos libremente, un derecho que se criminaliza en Nicaragua.

“¿Por qué un periodista deportivo se mete en la política? Un cronista deportivo es ciudadano y se preocupa por el país en el cual vive él, vive su familia y sus hijos, los padres, por eso se siente en la responsabilidad de opinar”, dijo Edgard Tijerino en su programa radial Doble Play, tras la detención ilegal de su compañero de trabajo y amigo, el cronista deportivo Miguel Mendoza.

Encarcelado por expresar sus opiniones

Miguel es acusado por el Ministerio Público por “atentar contra la soberanía del país”, cuando lo único que ha hecho es ejercer su derecho constitucional de expresar sus opiniones frente a las acciones dictatoriales de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua.

“Miguel jamás ha recibido un solo centavo por escribir en sus redes sociales o compartir que no está de acuerdo con las injusticias que ocurren en el país”, asegura Margin Pozo, su esposa.

Mendoza siempre fue un férreo crítico de la dictadura, convirtiéndolo en un generador de opinión muy notable en el país. Sus puntos de vista eran incómodos para los fanáticos sandinistas y los mismos líderes del partido de gobierno, por lo que siempre fue objeto de intimidaciones y acciones represivas.

En septiembre de 2018, Miguel fue atracado por una banda de paramilitares armados, quienes le robaron su camioneta y todas sus pertenencias personales. Sin embargo, la Policía controlada por Daniel Ortega no hizo nada al respecto. Ese mismo año, Mendoza junto al periodista Yader Valle fueron vetados para hacer coberturas en el Estadio Nacional de Béisbol Denis Martínez, debido a las denuncias públicas que hicieron en sus programas, señalando que este centro era usado como búnker de paramilitares y policías durante las protestas.

El informe oficial del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), confirmó los señalamientos de ambos periodistas deportivos. En el acta se determina que “la policía y grupos afines a la dictadura dispararon y asesinaron desde el Estadio Nacional Dennis Martínez a partir del 19 de abril de 2018 y el 30 de mayo”.

Intimidaciones y obligados al exilio

No solo Miguel ha recibido asedios sistemáticos, también lo es el periodista deportivo más laureado de Nicaragua, Edgard Tijerino. El director de Doble Play ha sido objeto de difamaciones y asedios constantes por los simpatizantes del partido sandinista. Debido a las represalias que teme para su familia y él mismo, así como la ola de arrestos ilegales que ha hecho el régimen, Tijerino declaró que no seguiría opinando sobre la temática política por temor a ser detenido.

“Vivimos en un país donde reina la injusticia. No existe un panorama para atreverse a dar una opinión crítica, porque opinar es un delito”, sentenció Tijerino en su programa.

Otro de los casos denunciados fue el de Camilo Velásquez, Director del sitio web Futbolnica. En 2019 Velásquez se dirigía al programa Doble Play cuando fue interceptado por un grupo de paramilitares encapuchados y armados.

Los delincuentes lo despojaron de su carro y todo lo que tenía. Esta acción en su contra y las intimidaciones siguientes a este atraco, lo obligaron a salir del país para proteger su vida y la de su familia, así como lo hicieron los más de cien mil nicaragüenses exiliados a raíz de la represión gubernamental.

“El periodismo independiente en Nicaragua ha sido uno de los pilares más atacados por la dictadura desde el 2006 cuando empezaron a comprar medios de comunicación y a manipular al periodista a través de la obtención de un puesto, de un salario. Me siento orgulloso del periodista independiente de Nicaragua que ha demostrado a pesar de la persecución una valentía impresionante”, expresa Camilo desde el exilio.

Sin apoyo, pero se sigue informando

La situación es grave y para los periodistas deportivos que no trabajan para los medios de comunicación del régimen es aún más complicado, porque se encuentran desprotegidos . Tampoco se cuenta con el apoyo de la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN) dirigida por Moisés Ávalos, quien trabaja de planta en Canal 13 y Radio Ya, medios dirigidos por los hijos de Daniel Ortega.

Es lamentable que dicha asociación haya callado ante los diferentes incidentes y acciones que ha tomado Ortega contra los periodistas deportivos independientes que no siguen su línea política. Más aún, es reprochable que continúen en silencio frente a la detención carcelaria de Miguel Mendoza. Es una pena que esta institución le haya dado la espalda a quienes dice representar.

Este 2 de julio se celebra el Día Mundial del Periodista Deportivo, pero en Nicaragua, así como en otro países en dictadura, estamos luchando por resguardar nuestro derecho a la libertad de expresión, aunque esto nos cueste el exilio y la cárcel. No declinamos para que nuestras voces sean escuchadas y que nuestro trabajo no contribuya a alimentar una normalidad inexistente.

Somos periodistas deportivos, pero también seres humanos. Nos llama nuestro deber de informar la verdad y señalar lo que está mal por muy incómoda que sea para el régimen dictatorial que se instauró en Nicaragua.

¡Libertad para el periodista deportivo Miguel Mendoza! ¡Libertad para los más de 130 presos políticos! ¡Libertad para Nicaragua!

*Este artículo fue publicado originalmente en blog: Zona de Penal