Estilo

Cinco meses de rebelión cívica en cinco caricaturas

Pedro X. Molina eligió cinco de sus viñetas que retratan la crisis que vive Nicaragua desde el 18 de abril.

     

Las protestas en Nicaragua contra el presidente Daniel Ortega iniciaron hace cinco meses, el pasado 18 de abril, dejando al menos 322 fallecidos según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), miles de heridos, miles de exiliados y cientos de desaparecidos; sin que la situación parezca tener fin, a pesar del discurso oficialista de negación de la masacre y del falso retorno a la normalidad.

Desde que inició la rebelión cívica, miles de nicaragüenses han participado en multitudinarias marchas, muchos de ellos han sido golpeados, torturados, apresados e incluso condenados por el régimen de Ortega.  Durante estos cinco meses el caricaturista Pedro X. Molina ha retratado la tragedia a través de sus caricaturas. 

Niú le pidió a Molina que eligiera cinco caricaturas que retrataran la rebelión cívica que vive Nicaragua. «Entre los cientos de caricaturas hechas en este período elegí estas cinco. No las escogí por ser las más graciosas, ni las mejor dibujadas, probablemente muchas de las favoritas de la gente, hasta ahora, ni siquiera estén acá. Escogí estas porque aún son vigentes», asegura.

«Exagerados»

Cinco meses atrás,  Darwin Urbina estaba vivo. La mañana del 19 de abril en que lo mataron, salió de su casa al trabajo, y al final de la jornada decidió visitar a su mamá, cerca de la Universidad Politécnica (Upoli), para confirmar si estaba bien tras escuchar que la Policía Nacional atacaba a una veintena de estudiantes que había comenzado una protesta. Darwin, de 29 años, no logró llegar vivo a la casa. Murió de un disparo en la garganta. Fue el primer muerto.

«Darwin Urbina fue el primer asesinado por los escuadrones de la muerte orteguista, desde entonces cientos de nicaragüenses han sido brutalmente asesinados por la pareja gobernante y sus esbirros, más grande es la cifra de secuestrados y la de desaparecidos que ni siquiera se puede concretar por la falta de acceso a información. Y aún continúan en el plan de negación pintado a todo el mundo (menos a ellos mismos) como exagerados», comenta el caricaturista.

Molina retrata en esta viñeta a la pareja presidencial aferrados al poder a pesar de la matanza que han desatado. El Gobierno solo admite 198 muertos, de los que culpa a los manifestantes.

«Ángel»

«Esta la hice el día que paramilitares orteguistas quemaron vivos a la familia Pavón. Donde además de varios adultos perecieron también dos bebés: Daryelis y Mathias. Poquito después también mataron otro bebé, Teyler; de un balazo a la cabeza mientras su padre lo cargaba en una calle de Managua. Hasta la fecha cerca de dos docenas de menores de edad han sido asesinados por la dictadura», escribe Molina. 

Es una de las caricaturas más compartidas de Molina porque retrató un caso que causo indignación en toda Nicaragua y a nivel internacional. Durante las protestas también muchos niños han quedado huérfanos. 

«Guernicaragua»

Tomando como base la famosa «Guernica», pintura de guerra de Pablo Picasso, «decidí adaptarla a la realidad nica», confiesa Molina.

«Pueden ver los niños asesinados con tiros a la cabeza, los adultos con disparos al cuello, las malditas arbolatas, los incendios provocados por paramilitares y los francotiradores en las alturas», describe el dibujante.

El famoso cuadro del pintor español fue elaborado en 1937, y su título alude al bombardeo de Guernica, ocurrido el 26 de abril de ese mismo año durante la guerra civil de España. Molina introduce elementos nicaragüenses como los morteros, que retratan la lucha desigual de los manifestantes contra las fuerzas represivas del régimen de Ortega.

«Que salgan»

«Una caricatura que sigue siendo vigente, a pesar que ahora tendríamos que ensanchar más el reparto de insultos que nos ha regalado la vicecaricatura (Rosario Murillo)», explica Molina en referencia a esta viñeta realizada tras los insultos de la vicepresidenta a los manifestantes. Minúsculos, pelagatos, vampiros chupasangre, vandálicos, almas mezquinas, seres mediocres; son algunos de los descalificativos que utiliza Murillo para referirse a los miles de manifestantes.

La caricatura de Molina retrata como en toda Nicaragua miles de nicaragüenses se han levantado durante estos cinco meses de protesta exigiendo la renuncia tanto de Ortega como de Murillo.

Te puede interesar: Denuncian terribles torturas y desapariciones en Nicaragua.

«La voz»

Molina cuenta que esta caricatura la tiene como tuit fijado en su cuenta de Twitter «para recordarnos que estamos en deuda con todos los caídos, presos, exiliados de esta dictadura y que a como podamos debemos seguir siendo su voz hasta alcanzar la libertad y justicia que merecemos».

«Cuando sientan que los abate el cansancio, que los invade la desesperanza, es en esos momentos que debemos recordar con más razón la famosa consigna: ¡Qué se rinda tu madre!», escribió el caricaturista el 12 de julio cuando publicó esta viñeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *