En pantalla

Despacho desde #Sundance 2022: un arranque familiar
Arranque familiar en #Sundance 2022

De un drama deportivo al retrato de los problemas de una familia en vísperas del ascenso de Jair Bolsonaro al poder. Y de un remake británico de “Ikiru” a la historia de dos jóvenes luchando por abrirse camino en el mundo de la música. Este es el arranque del festival internacional

Si lucháramos por encontrar un tema unificador en este capítulo inicial en el Festival de Cine Independiente de Sundance 2022, sería la familia. La piedra angular del orden social puede ser un apoyo o un lastre. Tanto así queda claro en estos cuatro filmes.

La guerra civil

No tienes que ser fanático del boxeo para disfrutar este fascinante documental sobre la legendaria rivalidad entre los boxeadores Julio César Chávez y Óscar de la Hoya. La directora Eva Longoria Bastón te pone al día con la minucia del drama deportivo, pero también explora la dimensión cultural de un momento que dividió a los mexicanos y a los mexicoamericanos en dos bandos irreconciliables.

Chávez se encaminó al ring para salir de la pobreza. De la Hoya, empujado por un padre ambicioso. Cándidos y articulados, ambos atletas representan modelos de masculinidad diametralmente opuestos: el hombre fuerte del pueblo, versus el inmigrante avezado; el macho rudo versus el “Golden Boy”; el héroe popular versus la celebridad con una sonrisa que vende todo”. La Guerra civil” es formalmente conservadora – entrevistas de cabezas parlantes y un caudal de imágenes de archivo. La música hace trabajo extra para crear emoción, pero es una queja menor, que no menoscaba el valor de esta irresistible cápsula temporal.

Marte UM

Arranque familiar en #Sundance 2022

El brasileño Gabriel Martins construye un claustrofóbico drama sobre una familia nuclear dándose de topes con las asimetrías socioculturales, en vísperas del ascenso de Jair Bolsonaro al poder. Formalmente riguroso, encierra a sus personajes en impecables close-ups y planos medios. Estamos tan atrapados en sus circunstancias como ellos.

Wellington, el padre, es un alcohólico en recuperación, que trabaja como conserje en un condominio de lujo. Sueña con que su hijo los saque de la pobreza como prodigio del fútbol. Pero Deivinho (Cícero Lucas) anhela en convertirse en científico y pertenecer a la misión que colonizará el planeta Marte – de ahí, el título -. Su hija Eunice (Camila Damiao) sigue un camino más tradicional, estudiando en la universidad al tiempo que inicia una relación lésbica. La madre, Tercia (Regiane Faria), lucha por hacer dinero como doméstica mientras enfrenta una profunda crisis de ansiedad.

La familia se deshace y rehace entre los estertores del conflicto intergeneracional y la angustia económica. Martins ama a sus personajes, pero nos hace sufrir por ello. Es el tipo de película que se sufre, más de lo que se admira. “Marte Uno” se siente demasiado familiar, pero Damiao es un legítimo hallazgo. Una estrella magnética, que le da razón de ser al filme. Espero que tenga una larga carrera.

Living

Nadie estaba pidiendo un remake británico de “Ikiru” (Akira Kurosawa, 1952), pero es justo eso lo que nos ofrece el director sudafricano Oliver Hermanus. Al menos, la película funciona como vehículo ideal para Bill Nighy. El flemático actor descongela lentamente su corazón como un burócrata tratando de sacarle el jugo a la vida en pocos meses, después de descubrir que padece un cáncer terminal.

Hermanus nos traslada a los años 50 con todos los recursos estéticos posibles, incluyendo limitar la pantalla a los confines del “academy radio”, como si la película misma se hubiera filmado en esa época. Con la pantalla reducida a un cuadrado casi perfecto, la geometría de la composición se experimenta tan constrictiva como el temperamento del protagonista, que poco se ablanda, a la luz de la mortalidad y las tenues conexiones emocionales que establece con quienes le rodean.

Su hijo y su nuera solo se preocupan por dinero y estatus social, así que debe salir del entorno familiar para encontrar empatía. Sus mejores compañeros en el último trecho de la vida con Margaret, una joven subalterna de inocencia desarman (Aimee Lou Wood, mejor conocida por la serie “Sex Education” de Netflix) y un escritor bohemio interpretado por Tom Burke.

Mija

Arranque familiar en #Sundance 2022

La cineasta mexicoamericana Isabel Castro destila la experiencia de su generación en este poderoso documental. Dos muchachas, estadounidenses de primera generación, luchando por abrirse camino en el mundo de la música. Doris es una administradora de talentos. Jacqueline Haupt es una cantante que eventualmente entra en su órbita. Ambas tienen padres mexicanos con problemas migratorios, presiones económicas por ayudar a su familia, y choques culturales por lo inusual de sus ambiciones profesionales. Añada la pandemia del coronavirus, como una complicación más, que amenaza con destruir el precario balance de sus vidas.

La película mezcla la crudeza de los videos caseros con imágenes de cámara digital profesional, que alcanza su apoteosis estética cuando la pareja llega a Los Ángeles para grabar demos. Una hermosa secuencia que las encuentra paseando en un convertible mientras las luces de la ciudad se refractan como estrellas es todo lo que necesitas para entender el poder de sus aspiraciones juveniles. Pero claro, siempre tienen un pie plantado en el pasado, y en el otro país que llevan en la sangre. La banda sonora incluye música de la banda Helado Negro.