Estilo

Estudiantes de la Agraria se rebelan contra UNEN
UNEN expulsada de la agraria
Los estudiantes de la Universidad Nacional Agraria fueron de los primeros en atrincherarse y protestar en abril de 2018. Cortesía | Niú

Dirigentes de UNEN se autoproclaman ganadores y luego aceptan nuevas elecciones. Estudiantes sostienen: “UNEN no nos representa”

     

La Universidad Nacional Agraria (UNA), una de las primeras en atrincherarse durante la Rebelión de Abril, fue escenario de una nueva serie de protestas estudiantiles, desde el lunes pasado, cuando se realizaban las elecciones de los Órganos de Gobierno Estudiantil en el recinto. Las protestas se dan a diecinueve meses del estallido social de 2018, por el rechazo al fraude que intentaba perpetuar a los actuales dirigentes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), según denunciaron estudiantes.

Las protestas incluyeron la expulsión de los actuales dirigentes de UNEN, quienes después de querer realizar el fraude electoral, se negaron a entregar las urnas y a dejar las instalaciones desde donde administran los fondos que son entregados para los estudiantes. La principal queja de los universitarios fue la intromisión de personas externas a la universidad y una serie de anormalidades durante todo el proceso.

“Todo el proceso fue fraudulento. Desde el inicio entraron solo a aulas donde sabían que iban a ganar. En mi facultad entraron solo a dos salones. Las urnas se tienen que armar en el momento, delante de nuestros fiscales, pero ya las traían armadas. Además que vinieron más de cincuenta funcionarios de UNEN Nacional y otras personas externas que andaban fiscalizando las elecciones, no sabemos por qué, porque para eso cada fórmula tenía sus fiscales”, comentó Itza López, una de las estudiantes que encabezó la protesta.

Lograron expulsar a dirigentes de UNEN

López, quien apoya a una de las dos fórmulas opositoras a la de los actuales dirigentes de UNEN, explicó que antes de expulsarlos del recinto trataron de recibir una respuesta del rector Alberto Sediles, quien en lugar de escucharlos, protegió a los dirigentes de UNEN. Sin embargo, en la euforia de los universitarios ante el fraude se impusieron los gritos y vítores y lograron que los dirigentes se retiraran del recinto.

De igual forma, las personas externas a la universidad, que según otro de los estudiantes que pidió omitir su nombre por temor a represalias, se encontraban en el Aula Magna de la UNA “salieron con sus rostros cubiertos y se montaron en varias camionetas Hilux, mientras nosotros les gritábamos que eran unos sinvergüenzas y que nada tenían que estar haciendo en una elección universitaria”, explicó el estudiante que cursa la carrera de Ingeniería Agronómica.

UNEN responde con comunicados


Por su parte, los dirigentes de UNEN emitieron dos comunicados. En el primero, el Movimiento Estudiantil Juntos Sí Podemos (MEJUP) —la fórmula oficialista de UNEN, con dirigentes que intentan reelegirse por tercera vez en sus cargos— se declaró ganador y señaló a los universitarios que rechazaron el fraude de querer “desestabilizar la universidad”.

El segundo comunicado fue emitido por UNEN Nacional, con un discurso similar que acusa a los estudiantes que no estaban conformes con las irregularidades del proceso de ser “personas relacionadas con los eventos del intento de golpe de Estado” pero aceptando realizar un nuevo proceso electoral “con las mejoras y transparencias del procedimiento”.

Itza López aseguró que hay algunos estudiantes que pertenecen al Movimiento 19 de Abril UNA, pero que “primero, no son todos y, segundo, no estamos protestando por nada político ni por lo que pasa en el país. Estamos pidiendo que se realicen unas elecciones universitarias transparentes y con todas las legalidades que establece el reglamento”, dijo.

Universitarios quieren un cambio

En los pasillos de la UNA se respira un ambiente tenso, luego de dos días de protestas que terminaron con la expulsión de los dirigentes de UNEN. Los estudiantes se sienten constantemente vigilados por quienes apoyan la fórmula oficialista, las autoridades de la universidad, los docentes e incluso por los guardas de seguridad.

Sin embargo, aseguran que quieren un cambio, puesto que no han recibido por parte de UNEN una representación legítima de sus derechos como estudiantes. “Sinceramente veo a UNEN como lo más bajo, desde que tengo memoria de estar aquí no miro ningún cambio y conforme pasa el tiempo o he preguntado a los estudiantes que han salido, sigue lo mismo”, comentó otra estudiante que prefirió el anonimato.

Itza López agregó que “el problema es que el papel de UNEN siempre ha sido del lado del Gobierno, pero lo nosotros queremos es crear un movimiento estudiantil que no esté de lado de nadie más que de los estudiantes”.

Piden que se respete la autonomía universitaria

Después de lo sucedido esta semana, con la suspensión de las elecciones debido al fraude, los estudiantes aseguran que no permitirán que se realice un proceso fraudulento cuando se realicen nuevamente las elecciones y que ninguno de los dirigentes de UNEN continúe en sus funciones. “Hasta que no se hagan elecciones ante nosotros no hay representaciones válidas de UNEN. UNEN va a quedar acéfalo”, advirtió López.

Los universitarios también exigen que este nuevo gobierno estudiantil, respete la autonomía universitaria, puesto que los actuales dirigentes no lo hacen. “Creo que UNEN —añadió otro estudiante— no está haciendo un buen trabajo por los derechos de los estudiantes, ya que todos los derechos de nosotros han sido violentados y no se nos está tomando en cuenta. No se respeta la autonomía universitaria, porque si se respetara no estaríamos en estos conflictos y tendríamos unas elecciones limpias y transparentes”.