En pantalla

Ficciones mexicanas triunfan en Netflix
Netflix

Series como "La casa de las flores" viven una época de oro global con las nuevas plataformas

     

De “Roma” a “La casa de las flores”, pasando por “Narcos” y “Luis Miguel. La serie”, las ficciones producidas o ambientadas en México están viviendo una época de oro gracias a las nuevas plataformas de internet, lo que se traduce en un innegable éxito mundial.

Directores, productores, actores y otros profesionales de la industria mexicana del entretenimiento se encontraron en Ciudad de México en un foro organizado por Netflix en que todos coincidieron en que las películas y series mexicanas se han convertido en un referente global.

“Nunca antes había escuchado tantos nombres mexicanos mal pronunciados. Muchos amigos extranjeros me preguntan cómo se pronuncia Yalitza Aparicio”, dijo entre risas el actor Diego Luna en una intervención sobre el éxito de la película “Roma” y de su actriz protagonista.

Y es que la película de Alfonso Cuarón, producida por Netflix, es el mejor ejemplo que ilustra el enorme poder que tienen las plataformas de internet para llegar a una audiencia global.

Esta cinta en blanco y negro y grabada en español e idioma mixteco no ha necesitado ser distribuida por las grandes cadenas de cines del mundo para tener éxito y estar nominada a diez premios Óscar.

Diversidad de series

En una charla con Diego Luna, actor de “Narcos: México”, el director de contenidos de Netflix, Ted Sarandos, se declaró “muy orgulloso” por el impacto que está teniendo “Roma”, una película sobre los convulsos años setenta mexicanos que definió como “comercial pero a la vez artística”.

Sarandos tiene claros los motivos por los que triunfan las ficciones ambientadas en México. “Es un país increíble, con una geografía increíble y una historia diversa; tiene todo lo que necesitas para una gran historia”, relató.

Con 139 millones de clientes en 190 millones de países, Netflix, la principal plataforma de televisión por internet, se ha convertido en un enorme trampolín para las ficciones mexicanas.

Esta plataforma está trabajando en 50 proyectos mexicanos, lo que supone un auténtica expansión en los últimos cuatro años, cuando se estrenó la primera serie original mexicana, “Club de cuervos”.

Relanzando a Luis Miguel

El impacto es tan grande, dijo el director, que incluso una ficción como la de “Luis Miguel. La serie” ha revivido la popularidad de este icónico cantante mexicano que se encontraba en horas bajas.

Pero todo éxito va acompañado de una crítica, y algunas series sobre el país latinoamericano producidas desde el exterior han sido acusadas de caer en tópicos negativos sobre México y mostrar una realidad desfigurada del país.

El ejecutivo estadounidense defendió que, en su caso, Netflix apuesta por historias que abordan “una gran diversidad de la vida mexicana”, desde las relaciones familiares en “La casa de las flores”, una historia de superación en “Club de cuervos” y también el narcotráfico en “Narcos: México”.

“Es importante no solo pensar en los contenidos como promoción turística para traer a gente a nuestro país. Hay que aceptar que es parte de lo que somos y es importante entender nuestro pasado”, añadió Diego Luna sobre las series que abordan el narcotráfico.

El éxito de “La casa de las flores”

Para Manolo Caro, director de “La casa de las flores”, la clave para que las ficciones mexicanas logren empatía con el público está en la elaboración de historias honestas.

“Es una responsabilidad muy fuerte y abrumadora pensar que en un día vas a llegar a tantos países y tienes que pensar en poner el sello y hablar de México. Si lo piensas, tienes que hacerlo con honestidad”, dijo en una mesa redonda.

Además, hay otro componente que es el “interés” que tienen las historias mexicanas, como por ejemplo el matriarcado, un fenómeno abordado en “La casa de las flores” y que tiene “unas características muy especiales en México” respecto a otros países.

La expansión de las plataformas de internet también ha supuesto un tsunami que ha democratizado la industria de las series, rompiendo el monopolio que tenían Televisa y TV Azteca, y ha permitido el florecimiento de una mayor diversidad de producciones.

“Imponer desde arriba es un error. La posibilidad de hablar con libertad y exponer una idea sorprendente es lo que permite la creatividad”, dijo por su parte Verónica Velasco, productora de la serie “Ingobernable”.

De momento, parece que las ficciones mexicanas seguirán consolidándose, con las segundas temporadas de “La casa de las flores”, “Luis Miguel. La serie” o “Narcos: México”.

Aunque también se expandirán con nuevas ofertas anunciadas como una serie sobre el ídolo mexicano Pedro Infante y otra sobre la vida de la cantante Selena Quintanilla.