Tecnología

Grooming: un peligro en las redes

Internet es una herramienta maravillosa, pero también peligrosa. Los niños y niñas pueden ser víctimas de ciberdelincuentes cuando no se les supervisa

     

Cuando eras pequeño tus padres te decían que no hablaras con desconocidos o que no aceptaras regalos de extraños. De lo contrario te podían robar o hacer daño. En esta era digital los padres de familia aún desconocen lo peligrosa que puede ser la red y no te advierten que también te puede robar, extorsionar y hasta podés ser víctima de violencia en internet.

En Niú nos dimos a la tarea de buscar soluciones de seguridad y explicar uno de los fenómenos digitales que acecha la red: el grooming. Esta es una práctica de acoso y abuso sexual que sucede, en la mayoría de los casos, a través de las redes sociales. Las principales víctimas son niños, niñas y jóvenes que navegan en internet sin ninguna supervisión o protección de sus dispositivos móviles, evitar que esto pase, es muy fácil.

Es importante que las personas adultas conozcan sobre los cambios de la red para garantizar una navegación segura a sus hijos y evitar ataques virulentos a los dispositivos en casa.

Los groomers (abusadores) pueden ser hombres o mujeres de cualquier edad, se ponen en contacto con la víctima e inician a ganar la confianza del niño o niña. Usan perfiles falsos en las redes sociales pretendiendo ser otra persona, algunas veces se hacen pasar por otro menor de edad. Ofrecen regalos, consejos y atención amable en las redes para ganar confianza.

Lo primero que el groomer pide a su víctima son datos personales – ¿Dónde vivís? ¿Cuántos años tenés? ¿Con quién vivís? – para entrar en simpatía. Una vez ganada la confianza, los mensajes suben de tono e inician a seducir y provocar con textos o imágenes de tipo pornográfico y lo hacen en una forma de “secreto” para asustar, controlar y evitar que el menor denuncie el abuso.

Aunque el grooming se practica en las redes sociales, el objetivo de los abusadores es llevarlo fuera de línea y tener un encuentro con su víctima. Las plataformas digitales solo permiten un acercamiento más rápido y anónimo, pues los niños confían más rápido en un “amigo” en línea, que en alguien que acaban de conocer.

A inicios del 2016 los medios locales en Nicaragua reportaron la captura de un violador en serie que usaba Facebook y Whatsapp como principales herramientas para contactar a sus víctimas. El hombre de 28 años era experto en informática y trabajó para el Ejército, donde fue dado de baja por delitos similares. En total fueron cinco personas a las que engañó y violó.

¿Cómo protegerse ante el grooming?

Miguel Ángel Mendoza es vocero de México Ciberseguro y colaborador de ESET Latinoamérica. Recién estuvo en Nicaragua para brindar una serie de charlas educativas sobre seguridad en la red y conversamos con él para que nos diera consejos y herramientas para garantizar una navegación segura y proteger a los menores que tienen acceso a internet.

“La educación digital es el principal factor que los adultos deben de considerar para estar al tanto de los que sus hijos hacen en internet”, aseguró el experto en seguridad digital. Mendoza recomienda controlar el acceso de los niños a la red. “Es importante vigilar que los niños no publiquen información personal como la dirección de la casa, teléfono, dónde estudian u otros datos privados que pueda dejarlos vulnerables”, dijo el colaborador de ESET.

Es fundamental que los niños conozcan sobre los peligros de la red y los riesgos que pueden enfrentar. “Los padres deben mantener un diálogo abierto con sus hijos y generar confianza para recurrir con un adulto cuando se sientan violentados”, agregó Mendoza.

Además de estas prácticas, la tecnología también nos ayuda a evitar estos encuentros peligrosos. Instalar un antivirus que proteja de códigos maliciosos la computadora o móvil, es lo más recomendado. Estos programas de vigilancia tienen la opción de control parental, muy útil para restringir los sitios que los niños visitan o monitorear qué hacen mientras navegan en la red. Aunque Miguel Ángel Mendoza apuesta más por la educación digital y la confianza entre padres e hijos.

¿Qué hacer “offline”?

El groomer rompe la frontera digital y para realizar el abuso sexual debe encontrarse con su víctima en la vida real. En caso de estar frente a un posible ataque, tenés que actuar antes que el abusador logre su objetivo. En Nicaragua no existe una ley sobre seguridad digital o que penalice los ciberdelitos, es por eso que debés analizar en qué faltas o irregularidades ha incurrido el acosador para realizar una denuncia.

Buscá y recopilá las pruebas (fotos, mensajes, audios) que muestren la actividad delictiva del groomer. Además de proporcionar la dirección e identidad del abusador para dar con su paradero y solicitar ayuda e interponer una denuncia ante la Policía Nacional para iniciar una investigación que demuestre la culpabilidad del ciberdelincuente.

En julio de 2016 en Managua, un padre de familia denunció a un profesor de primaria que acosaba a su hija de 10 años. El hombre chateaba con la niña a través de Facebook e intercambiaba fotos donde le mostraba el pene, sin embargo el groomer no sabía que el padre de la niña había creado el perfil para poder evidenciar el delito y denunciarlo a las autoridades. Ahora espera su condena.

Casos similares ocurren a diario en nuestro país y alrededor del mundo. Es por eso que los padres de familia deben empezar a tomar el ritmo de sus hijos en el mundo digital. Deben estar alertas antes los ataques y evitar que caigan en las redes del grooming.


Si te gustan los temas tecnológicos podés seguirnos en nuestras redes sociales facebook.com/RevistaNiu y en Twitter como @Revista_Niu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *