Estilo

La agresión a obispos en Diriamba en fotos
Clero de la Arquidiócesis de Managua es asediado por simpatizantes del partido de Gobierno cuando llegaron a Diriamba. | Foto: Carlos Herrera. Niú

Civiles encapuchados ingresaron al templo católico a la fuerza y violentaron a los sacerdotes, paramédicos y periodistas que estaban dentro.

     

Después de un fin de semana sangriento que dejó al menos 11 asesinados, decenas de heridos y desaparecidos en Carazo, el clero de la Iglesia Católica de Managua encabezada por el Cardenal Leopoldo Brenes, el Nuncio Apostólico, Waldemar Stanislaw; y el obispo auxiliar de la capital, Silvio Báez, se enrumbaron hacia la Basílica de San Sebastián en Diriamba donde fueron agredidos por turbas y paramilitares afines al Gobierno.

La delegación de la iglesia fue acompañada por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPHD), para liberar a un grupo de paramédicos y misioneros franciscanos sitiados por los parapolicías en el templo católico desde la mañana del domingo.

La Basílica de Diriamba estuvo rodeada por más de 200 paramilitares y personas tapadas con pasamontañas que se ocultaron cuando el clero católico llegó a la ciudad. Después de eso, quedaron civiles y algunos encapuchados a la espera del ingreso de los obispos.

Esta es una selección de las fotos que marcaron ese momento.

La caravana encabezada por el clero de la Iglesia Católica partió de la Catedral Metropolitana de Managua. Al llegar a la parroquia de San Sebastián civiles afines al partido de gobierno les gritaron consignas como: “¡Queremos la paz!, ¡No eran estudiantes, eran delincuentes!”. | Foto: Carlos Herrera. Niú
Los sacerdotes se bajaron del bus mientras la gente se acumulaba a su paso gritándoles: “¡Asesinos!, ¡ustedes son los culpables! ” | Foto: Carlos Herrera. Niú
El cardenal Leopoldo Brenes intentó dirigirse a las turbas que los ofendían, pero el intento fue infructuoso, y él junto a todos los sacerdotes decidieron ingresar al templo por la puerta trasera. | Foto: Carlos Herrera. Niú
En medio de una fuerte tensión y el tumulto que impedía el paso, los sacerdotes lograron entrar al templo con los organismos de derechos humanos. También ingresaron periodistas y civiles que forcejearon para continuar asediando la visita de los religiosos. | Foto: Carlos Herrera. Niú
En el interior del templo habían paramédicos y religiosos con batas moradas y la cara cubierta con tapabocas que esperaban ser liberados por los obispos. Fueron evacuados por una puerta lateral de la basílica, mientras los sacerdotes intentaron bloquear el acceso trasero, pero sin tener éxito. | Foto: Carlos Herrera. Niú
Los civiles encapuchados agredieron a quienes custodiaban la puerta. Ingresaron al templo y violentaron a los sacerdotes, paramédicos y periodistas. El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez fue una de las víctimas. | Foto: Carlos Herrera. Niú
Camarógrafos de Canal 12, 100% Noticias, Canal 23 y del programa televisivo Esta Semana, fueron golpeados para despojarlos de sus equipos de filmación. | Foto: Carlos Herrera. Niú
“Gracias a Dios hemos podido llegar a Diriamba y sacar a las personas que estaban en la basílica como rehenes. Lo que nosotros hemos sufrido no es nada comparado con lo que ha sido víctima la mayoría de los nicaragüenses”, dijo Monseñor Báez, quien fue herido con una cuchilla en su brazo derecho. | Foto: Carlos Herrera. Niú

El clero regresó a Managua después de medio día y culminaron con un momento de oración en la Catedral. “Nunca habíamos visto en Nicaragua situaciones así, verdaderamente es triste. Sin embargo, la palabra que ha sido proclamada nos está dando la razón, vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo”, concluyó el cardenal Leopoldo Brenes.

Por la tarde, otro grupo de turbas entró a la Parroquia Santiago de Jinotepe, dañando mobiliario del templo y quemando medicinas del puesto médico donde se atendía a heridos durante las protestas.

* Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *