Estilo

La memoria colectiva se impone frente a la dictadura de Nicaragua
Memoria Colectiva
Cortesía: Exposición Casa América | Niú

Recordar es resistir: Archivo en construcción, es el título de una exposición que intenta mantener viva memoria colectiva. Esta forma parte de una iniciativa de nicaragüenses en el exilio contra la dictadura.

La exposición de memoria colectiva de nicas en el exilio llamada Recordar es resistir: Archivo en construcción, en España, plantea una forma de protesta frente al discurso oficial y la censura del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

Esta exposición de diversas expresiones de memoria es organizada por el Colectivo Tríptico, un grupo de jóvenes nicaragüenses exiliados. A su vez forman, parte de la diáspora de nicas en España. Esta presentada desde el 26 de marzo al 22 de mayo en Casa América, un sitio en que converge la cultura de España e Iberoamérica.

La exposición es una continuación de un primer proyecto del colectivo lanzado en 2018. Este inició en medio de la crisis sociopolítica que aún afecta al país. En ese momento, el colectivo hizo una convocatoria web para crear una protesta frente a la situación de Nicaragua. Se recopilaron más de 200 obras en distintos formatos y se formó la exposición Miradas en resistencia. Esta viajó por varias ciudades de Europa denunciando al régimen de Ortega ese mismo año.

Contra la memoria oficial

Según detalla un artículo publicado por El País, en las salas de Casa América —una organización que trabaja para estrechar los lazos entre España y el continente americano— se ven distintas piezas de arte que conforman la exposición. Son de diversos géneros, como audiovisuales, dibujos, collages y otros. Se mezclan formatos y se apropian de la memoria colectiva, como una forma de protesta ante las injusticias del régimen.

Las más de 200 piezas que se exhiben en tres salas de Casa América son anónimas, pues los artistas decidieron ocultar sus identidades ante la posibilidad de represalias contra ellos o sus familias por parte de la dictadura.

Asimismo, a pesar de contarse a través del arte una historia nicaragüense, no se menciona explícitamente al país a lo largo de la exposición. “Pensamos que si poníamos Nicaragua de primeras, sobre todo aquí con la concepción de Nicaragua que se tiene, el mensaje se podía perder en esos prejuicios”, explicó a El País uno de los miembros del colectivo.

Sin etiquetas políticas

En el artículo del medio español, también se detalla que los creadores de la exposición, pretenden quitar etiquetas políticas a su trabajo de memoria. En otras palabras, no significa que por oponerse al oficialismo de Nicaragua, el cual pertenece a la izquierda, la construcción de la memoria histórica tenga que ser de derechas.

“Nosotros nos posicionamos contra el autoritarismo y por eso recurrimos a la memoria colectiva, como concepto anterior a la política; como una colección emergente y vulnerable de todo lo que anda en un país”, planteó al medio otro de los miembros del colectivo.

De acuerdo al teórico de la memoria Michaell Pollak en su libro “Memorias, olvido, silencio”, la Memoria Oficial, es decir la versión absolutista de grupos de poder como los gobiernos, siempre intenta opacar y superponerse a la Memoria Subterránea. Esta es la versión de los grupos oprimidos y las víctimas, que no tienen los medios masivos pero sí tienen su versión de los hechos.

La exposición Recordar es resistir: Archivo en construcción se creó bajo esta misma premisa, construir memoria histórica para hacer frente a la memoria oficial, la cual invalida cualquier otra versión de los hechos que no sea la impuesta por los grupos de poder.