Estilo

La rebelión del #PicoRojo contra el régimen de Daniel Ortega

Sin distingo de género, ni de edad, miles de nicaragüenses se unieron a la iniciativa #PicoRojo para pedir por la libertad de los presos políticos.

     

#YoSoyPicoRojo es la nueva forma de protestar que ha unido a cientos de usuarios de internet en solidaridad con los presos políticos. Esta tendencia nació de la respuesta que le dio la activista Marlen Chow a los oficiales de la Policía Nacional durante el interrogatorio que le hicieron en las celdas del Chipote el domingo pasado. Según algunas feministas esta iniciativa vino a “levantar el ánimo” de la protesta, pues la represión gubernamental ha aumentando tanto que ahora es prohibido manifestarse en las vías públicas.

“Me parece una manera original en la que muchos podíamos participar de forma directa sin ver afectada nuestra seguridad. En mi caso, por amenazas y asedio me he alejado de las marchas, pero tendencias como esta nos hacen seguir al pie de la lucha. Y obviamente es  una manera única de recordar que las mujeres somos y seremos parte fundamental de la caída de dictadura”, dice María Gutiérrez, una de las usuarias de Facebook.

Por su parte, Hazell Dávila, quien también participó afirma que esta forma de protestar “sí levantó el ánimo de la protesta porque demuestra que no hemos perdido las esperanzas, que estamos constantemente en búsqueda de apoyar de forma pacífica cualquier método de protesta, la gran respuesta que tuvo la iniciativa es una muestra de ello. Nos sirve para aportar desde distintos espacios y según la medida de nuestras posibilidades”.

A esta iniciativa se han sumado varias personalidades de la farándula  nicaragüense como Valeria Sánchez, Iván Peña, Nastassja Bolívar, Luis Enrique, entre otros. Incluso, Luis Enrique Mejía Godoy presentó en su cuenta de Facebook un adelanto una canción que compuso inspirado en esta iniciativa.

“Esta iniciativa es una posición colectiva de desaprobación ante la dictadura y efectivamente es un iniciativa de protesta pacífica que se burla de la rigidez que aplica la dictadura y que por el momento, no nos pone en riesgo físico como sucede en las marchas, vamos a ver si empiezan a llevarse a las mujeres por andar lápiz labial rojo.  Esta campaña es la primera donde nos juntamos una diversidad de mujeres que estamos en la resistencia pacífica azul y blanco, feministas y no feministas, y yo creo que es la primera campaña donde nos aglutinamos de forma masiva”, dijo María José Díaz, activista feminista y directora de la Asociación para la Sobrevivencia y el Desarrollo Local (Asodel).

Por los presos políticos

Al ser una frase que surgió en la cárcel los usuarios de internet aprovecharon para pedir por los más de 400 presos políticos que el régimen de Daniel Ortega está procesando en las cárceles. De los cuales al menos 15 personas ha condenado injustamente.

“Me sume a ella porque soy nicaragüense y me duele que personas inocentes estén presas, pagando una condena injusta. Como mujer, como hija, hermana, madre llevo ese sufrimiento de todas esas personas. Todas las formas de protesta pacífica han sido mal vistas por el Gobierno, salir a la calle para ellos es un delito, cuando es un derecho que todos tenemos, llevar o poner nuestra bandera azul y blanco en la casa igual es delito. Esta iniciativa me pareció genial solo esperemos no sea condenada también”, dice Daysi Baquedano.

Lo pintoresco de esta nueva forma de protesta fue que no hubo distingo de género, pues muchos hombres subieron a sus redes sociales fotografías de ellos pintados con labial rojo. “Esta acción ha demostrado que somos miles de nicaragüenses que tenemos el valor de defender la libertad en nuestra Nicaragua. Considero que todas las muestras cívicas que se han promovido son sumamente importantes y todos deberíamos de involucrarnos en ellas. Siempre desde mis espacios apoyaré toda iniciativa que esté en pro de la libertad de las y los presos políticos”, dice Juan Carlos López.

La burla como protesta

En los seis meses que han pasado desde que iniciaron las manifestaciones, han surgido iniciativas similares a ésta como: las chimbombas azul y blanco, por la cual varias personas fueron arrestadas momentáneamente por lanzarlas en las calles, las pintas en los muros, el “adoquinazo”, los calcetines con sandalias como forma de parodia a la forma de vestir de Rosario Murillo, entre otras.

“Son acciones concretas de la población que van más allá de un momento como antes con lo de “lady ofendida”, “lady tal cosa” que eran otro tipo de fenómenos que no tenían una connotación política tan fuerte, (que en realidad) era como el momento de la burla, el ridículo de burlarse de otro y ahora va más allá porque hay un compromiso personal de cada ciudadano que está en contra de esta dictadura”, dice Maryorit Guevara.

Por su parte, la escritora Nadine Lacayo afirma que en el contexto actual el humor incomoda al poder porque quienes están al mando “nos quieren ver siempre serios, llorando, amargados y hemos pasado en eso. En los seis meses que hemos pasado ha sido una montaña rusa emocional impresionante. (…)  Y en alguna medida ha sido una expresión de libertad, pero también de rebeldía como decía Marlen Chow”.

Ángela Saballos, quien junto a la poeta Claribel Alegría, Vidaluz Meneses y otras amigas fundó la Asociación de Mujeres Nicaragüenses Pico Rojo, afirma que esta forma de protestar a través de la  burla es una característica de los nicaragüenses y también es evidencia de la resistencia que tenemos, “de decir yo no estoy matando a nadie, yo no le estoy haciendo ninguna grosería a nadie, no le estoy diciendo nada a nadie, estoy gozándome  porque soy nicaragüense y tengo esa capacidad de resistir y porque aquí estamos y vamos a seguir”.

Símbolo de lucha

Históricamente usar labial ha cobrado gran valor en las luchas sociales de las mujeres. Una de las manifestaciones más famosas fue la que ocurrió en 1912, cuando la empresaria de cosméticos Elizabeth Arden les entregó labiales a las mujeres que exigían el derecho al voto en la Quinta Avenida de Nueva York.

Lee tambien:

“El tema del pico rojo no es un tema de ahorita. El tema del pico rojo es un tema que el movimiento feminista siempre lo ha resaltado entre nosotras en talleres, siempre hablamos del pico rojo en el sentido de rebeldía porque el pico rojo ha satanizado a las mujeres hay una diferenciación entre la mujer buena y mala, esta es la vaga, esta es la que podemos verla con el pico rojo porque es incluso es una mujer de la calle, es parte de la resistencia feminista a esas etiquetas y división que se hace entre ser una mujer buena y ser una mujer mala”, cuenta Maryórit Guevara, feminista y fundadora de El Blog de tu madre.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el líder de Reino Unido, Winston Churchill prohibió gran parte de los cosméticos pero excluyó los labiales porque creía que estos servían para “levantarle la moral” a las mujeres durante los conflictos bélicos.

Durante la Segunda Guerra Mundial, para las mujeres que trabajan en fábricas el labial rojo también se convirtió en un símbolo. Marilyn Monroe, Rita Hayworth y Elizabeth Taylor, reconocidas artistas de Hollywood, lo harían popular.