2españa

Cuando se pone el sol después de la ración diaria de aplausos empieza el verdadero confinamiento. Las calles se quedan desiertas, las luces de las ventanas se encienden y un silencio inédito se apropia de Barcelona. EFE | Niú