Estilo

Organizan encuentro internacional sobre violencia contra mujeres lesbianas, bisexuales y trans
Mujeres LBT
Foto: Cortesía de Enterezas en Movimiento | Niú

En el espacio intercambiarán aprendizajes y experiencias exitosas en la atención e investigación de violencia contra mujeres LBT

Durante quince días, el atroz asesinato de Lala, una mujer trans de 22 años en Nicaragua, pasó desapercibido. Lala murió a manos de dos hombres, que después de abusar sexualmente de ella, la ataron a un caballo para arrastrarla por 400 metros y posteriormente la lapidaron hasta asesinarla. Sin embargo, el caso se conoció hasta dos semanas más tarde, «gracias a las movilizaciones y denuncias de sus compañeras», recuerda la organización Enterezas en Movimiento, que este 2 de junio inicia un encuentro internacional para conversar sobre la violencia contra las mujeres lesbianas, bisexuales y trans (LBT).

El encuentro concluirá este 4 de junio y su objetivo es intercambiar experiencias y aprendizajes de Nicaragua, Colombia, Honduras República Dominicana y España, donde los casos de violencia contra mujeres LBT siguen en aumento, motivados por los prejuicios y la discriminación. El encuentro internacional contará con la participación de expertos, representantes de instituciones y funcionarios y funcionarias de estos países.

Casos de violencia constantes

Solo en Nicaragua, además del caso de Lala, la Asociación Nicaragüense de Transgéneras (ANIT) reportó 10 casos conocidos de agresiones y feminicidios a mujeres trans, en lo que va del 2021. «El año pasado lanzamos nuestra investigación Enterezas en Movimiento donde dedicamos un capítulo a Nicaragua. Allí identificamos algunos patrones de violencia en el marco de la familia, del espacio público, del contexto de privación de la libertad y de abuso policial. Hicimos un análisis sobre las posibilidades de los liderazgos LBT y revisamos con cuáles normas se cuenta en el Estado nicaragüense para combatir las violencias y reconocer los derechos de las mujeres LBT», comentó Ludwika Vega, presidenta de la Asociación Nicaragüense de Transgéneras (ANIT).

Según Vega, en 2021 la organización ha seguido de cerca la violencia contra mujeres trans en Nicaragua, sobre todo, a través del Observatorio de violencias a mujeres LBT en el marco del COVID-19, «porque hacia ellas ha aumentado la violencia. El caso de Lala en Somotillo es un caso que nos golpeó mucho por su nivel de crueldad, pero también porque de ese caso la sociedad nicaragüense esta aprendiendo muy poco», sentencia la presidenta.

«Sí, se han judicializado a los femicidas, pero es muy probable que sigan pasando este tipo de cosas porque nosotras seguimos en desprotección, no tenemos Ley de identidad de género; la legislación (existente) es muy débil y las autoridades en su conjunto, no tienen voluntad de hacer valer nuestros derechos humanos», añadió.

También persiste en otros países

En Colombia, según datos de la Defensoría del Pueblo, durante 2020 fueron asesinadas 76 personas LGBT. En Honduras, se registró el caso de una pareja de lesbianas de la capital, Tegucigalpa, quienes fueron brutalmente golpeadas, perseguidas y discriminadas por su propia comunidad.

En República Dominicana, aún sigue sin resolver el caso de Jessica Rubí, una mujer trans, trabajadora sexual que en 2017 fue asesinada, desmembrada y arrojada en un baldío. «Todas estas violencias en los cuatro países involucrados en estas investigaciones, tienen causas comunes: en buena parte inician en los hogares (…) y se despliegan de forma general en el espacio público, donde su presencia y actuaciones son restringidas socialmente a través de las agresiones físicas e insultos», detalla la organización.

«Como parte de los retos a afrontar en relación con las violencias contra mujeres LBT, que se tipifican en los cuatro países de ejecución del proyecto Enterezas en Movimiento (Colombia, Honduras, Nicaragua y República Dominicana), se evidencia la necesidad de trabajar intensa y permanentemente con el funcionariado público de los Estados; como primera medida, para ayudarlos a romper todo tipo de prejuicios; así mismo, a orientarlos para que reconozcan qué es violencia por prejuicio o discriminación y sus tipos, y por último, a capacitarlos en el uso de las herramientas jurídicas con que cuentan en cada uno de sus países», estima este organismo.

Acercarse a las instituciones

Según Vega, el trabajo de Enterezas en Nicaragua se ha concentrado en las mujeres LBT, sobre todo, las trans. «Con el funcionariado estamos en etapa de acercamiento y viendo cómo implementamos un plan de incidencia para mejorar la respuesta a los casos de violencia», dijo.

Para este encuentro, la organización convocó como asistentes a las instituciones judiciales, sobre todo a Procuraduría, Defensoría Pública y Ministerio de Salud «dónde contamos con algunas funcionarias y funcionarios aliados. Este va a ser el espacio para que empiecen a vincularse a nuestro proyecto y podamos empezar a tejer lazos para trabajar por la garantía de los DDHH de las mujeres LBT», mencionó

El intercambio de Enterezas en Movimiento en el caso de Nicaragua, contará con la presencia del «funcionariado judicial y Ministerio de Salud, quienes nos han confirmado su asistencia. Necesitamos que pierdan el miedo y empiecen a formarse en estos temas. Y queremos extender la invitación a todas las mujeres lesbianas, bisexuales y trans; funcionarias y funcionarios que quieran hacer parte de nuestra Red Enterezas. Con estos espacios es que podemos fortalecer los procesos de liderazgo y resistencia», aseguró Vega.