Blogs

Pasta… ¿Con cerveza?

El maridaje no está atado a firmes dictados: Hay estilos de cervezas que se prestan para acompañar este platillo italiano. Te contamos cuáles

     

Pasta y cerveza ¿Irreconciliables de nacimiento? En Otra Por Favor creemos que no. Le tenemos alta estima a la cocina italiana. Todos los manuales de maridaje dictan que la pasta se liga con vino. Y está bien, pero como el maridaje no está atado a firmes dictados, hay estilos de cervezas que se prestan para acompañar este platillo. En Nicaragua puede resultar más fácil pasta con cerveza que pasta con vino. Verán:

Porque una pasta fresca y bien elaborada no puede (desde mi punto de vista) arruinarse con un mal vino. Habrá que recurrir a vinos reservas que, en este país, suelen ser un poco caros. También porque en este trópico beber vino tinto aumenta la sensación corporal de calor. Así que a veces sale mejor ligar con cerveza. Sin embargo, hay que tener nociones de qué estilo de cerveza cruzar con determinada pasta.

Los restaurantes de pastas han proliferado en los últimos años en Managua, y en ellos la pasta con vinos reserva sobrepasan los 30 dólares por comensal. Pero desde 2017, en la colonia Centroamérica hay un lugarcito que sirve unas pastas italianas excepcionales a precios adecuados. Hablo de Bottega La Pasta. Llegué al restaurante tras topármelo en Facebook. Usualmente, tomo con precaución las páginas en las redes sociales. Prometen delicias y cuando llegás encontrás una decepción.

No fue así con Bottega La Pasta. Los platillos que muestran en sus posts son los mismos que te sirven en la mesa. La primera vez que fui cené una lasaña a la boloñesa con mi novia. Quedamos encantados. Para volver. Y para recomendar entre los amigos. Al regresar, descubrimos que este pequeño restaurante es un proyecto de un hijo y una madre, de Humberto e Ingrid Baltodano.

Humberto dejó su trabajo como exportador de madera y corredor de bienes raíces para fundar junto a Ingrid este restaurante. Su madre cocinaba pasta en la casa para la familia. Unas pastas que envidiaba toda la colonia Centroamérica. Ingrid vivió diez años en Italia durante el periodo de guerra en Nicaragua. Aprendió de los italianos las claves de la pasta y las salsas frescas. Las bases del pomodoro, el pesto y la salsa queso, cuyos colores equivalen a la bandera italiana.

Decidieron invertir en su casa para abrir la Bottega de La Pasta. “En Italia los restaurantes son pequeños, como este. Entonces uno se sorprende en Italia, porque detrás de cada puerta no se sabe qué sorpresa vas a encontrar”, compara Ingrid.

Pasta a la boloñesa con carne de res de La Bottega Pasta | Wilfredo Miranda. Niú

Abrir la puerta en la Bottega La Pasta es encontrar un menú compacto, pero variado, que va desde antipastos, entradas con berenjenas, brusquetas, hongos, diferentes estilos de pastas, salsas y extras como panceta y prosciutto, entre otras delicias italianas. También hay pollo y pescado, pero todo hecho con el toque italiano importado por Ingrid.

Humberto Baltodano se encarga de las compras en la Bottega La Pasta y algo que señala con insistencia es que su madre le enseñó a cocinar las pastas y las salsas frescas: con ingredientes del día y evitando los enlatados.

Ingrid y Humberto invitan al equipo de Otra por Favor a probar sus pastas con sangría o una copa de vino. Nosotros les decimos que queremos hacerlo con cerveza. Ellos se extrañan, pero vamos, nosotros somos cerveceros:

Pastas clásicas o a la pomodoro: Estas son pastas casi vírgenes. Sin muchos ingredientes. Recurran a cervezas lager muy ligeras. Que no haya en ellas amargor, acidez ni tanto volumen alcohólico. La idea es que el sabor de la cerveza no sobresalga sobre el de la pasta. Una cerveza con mucho lúpulo anularía el sabor del platillo. Pero si no quieren probar con lager, intenten con cervezas Blanche. Este estilo tiene moderados toques dulces, poca acidez y rastros sedosos de trigo. Suelen tener aromas especiados y afrutados, en algunos casos cáscara de naranja. Pero lo justo. Para las pastas clásicas o a la pomodoro recomendamos: En Lager Cerveza Premium de Nicaragua. En Blanche, Hoegaarden y Blue Moon Belgian White Ale, que pueden encontrarse en Nicaragua.

Pastas con verduras: Cuando hayan verduras en medio de la pasta, es recomendable ligar con cervezas Ale de abadía. Es un estilo un poco más fuerte y mayor volumen de alcohol que actúa como maridaje de contraste con los ingredientes que suelen llevar estas pastas. Un poco difícil de encontrar acá, pero  no imposible: Decántese por Affligem.

Pasta pesto con camarones de La Bottega Pasta | Wilfredo Miranda.

Pastas con carne y embutidos: Estas son las más populares. Pasta con carne de res. Al menos es mi preferida. Para potenciar los sabores de la carne o los embutidos, es recomendable cervezas con un maltaje equilibrado, ni tan débil ni tan fuerte, que nos ayuden a acentuar el sabor de esta proteína. Sin duda use Victoria Clásica.

Pastas con lácteos o pesadas: El fettuccine con salsa Alfredo es de los preferidos. No me digan que no. Si usted gusta de este tipo de pastas lácteas, busque un estilo Strong Ale, cervezas con cuerpos robustos, amargas y con contenido alcohólico que ayudan a desengrasar la boca de la leche o la crema que llevan estas salsas blancas. Si no consigue Duvel, creo que las IPA también pueden funcionar. Maridamos por contraste para aplacar el sabor del queso.

Fruto de mar: Sin duda una pasta que se populariza en Nicaragua. Aquí el maridaje debe ser por afinidad. Sin exterminar el delicado sabor de los mariscos. Es necesaria una cerveza noble, sin tanto cuerpo y amargor para degustar el marisco. Para honrar a los italianos, combine con Peroni Nastro Azzurro, una cerveza premium que tiende a ser amarga al tragar, pero que se disipa rápido. Lo suficientemente aguada para no meter ruido a los frutos de mar.

¿Y vos, ya has probado pasta con cerveza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *