Estilo

¿Qué viene después de las chimbombas en la lucha cívica?
Más de diez personas han sido detenidas por la Policía Nacional por protestar usando chimbombas azul y blanco. Ilustración | Juan García
Más de diez personas han sido detenidas por la Policía Nacional por protestar usando chimbombas azul y blanco. Ilustración | Juan García

Jóvenes aseguran que se deben repensar nuevas formas de protesta contra el régimen de Daniel Ortega.

     

La lucha cívica que inició el 18 de abril contra el régimen de Daniel Ortega continúa, pero ahora se hace a través de protestas alternativas y creativas como la “chimbombada”, afirmaron panelistas durante el conversatorio digital “¿Qué viene después de las chimbombas?”, organizado por el movimiento Patria Libre y Vivir y promovido por Niú.

«Ahorita estamos en un repliegue táctico pacífico, de repensar las formas de organización, las chimbombas son un objeto muy increíble, pero ¿qué más podemos hacer? Debemos repensar la organización desde los propios núcleos. Estamos viendo una organización macro, pero desde los pequeños barrios, los grupos estudiantiles que tengamos, se debe repensar la lucha desde diferentes frentes», dijo Madeleine Caracas, miembro de la Coordinadora Universitaria, de la Coalición Universitaria que forma parte de la Alianza Cívica.

Alianza Cívica.

Asimismo, mencionaron que a pesar de las más de 300 muertes, más de 500 detenciones ilegales y los cientos de nicaragüenses que se han tenido que ir al exilio durante estos cinco meses de insurrección cívica, se han alcanzado muchos logros. Uno de ellos es aislamiento del Gobierno.

«Es pesimismo de decir que no hemos logrado nada, no está apegado a la realidad. En cinco meses de lucha cívica (…) el Gobierno se ha quedado solo, antes tenía a Estados Unidos, los empresarios, la izquierda latinoamericana. Ahora somos un país unido, los triunfos de la revolución cívica son palpables”, dijo el caricaturista Pedro Molina.

Por su parte, Umanzor López, de la Articulación de Movimientos Sociales, aseguró que el Gobierno con la represión pretende desmovilizar la lucha cívica, pero también quiere que existan grupos dentro de la lucha que respondan a esa violencia. «La represión de ellos tiene dos objetivos, el primero es tratar de que la gente se desmovilice y no salga a las calles, pero también que existan grupos que piensen que tienen que responder a esa violencia con violencia y si eso ocurre les estarán dando  el argumento que ellos están necesitando».

Lucha civil no es cobardía

Históricamente, Nicaragua es un país que ha heredado luchas violentas y uno de los retos de esta nueva insurrección es mantener la lucha de forma cívica, aunque muchos, erróneamente, la señalan como cobardía.

“Hemos heredado que ser mártir, que ser héroe, que nuestra vida es nuestro mayor valor y entiendo el respeto y la admiración que sentimos por cada uno de ellos (las personas que mueren en combate), pero también debemos procurar que esa consigna cambie. Por eso, me identifico mucho con varios de mi generación que apostamos que no sos cobarde por no querer estar al frente. No sos cobarde, no sos débil por no querer morir o no querer agarrar un arma”, dice Madeleine Caracas.

Por su parte, el caricaturista Pedro Molina, coincidió que en Nicaragua “hay una mala concepción de la lucha cívica, pues muchos dicen que es un acto de cobardía” y además señaló que el lenguaje bélico está muy presente en los nicaragüenses porque muchos nacieron y crecieron en ese contexto. De hecho, actualmente se han utilizado palabras y frases de ese contexto de guerra.

Estadísticamente las luchas cívicas son más exitosas que las luchas de violencia, explicó Umanzor López, pues las luchas violentas tienen éxito en el 15 por ciento de los casos, en cambio las luchas no violentas lo tienen en el 85 por ciento, además la lucha cívica es diez por ciento más probable que nos aproximen a una democracia duradera y de largo plazo.

Ya se cumplieron cinco meses desde que iniciaron las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega. Carlos Herrera | Niú
Ya se cumplieron cinco meses desde que iniciaron las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega. Carlos Herrera | Niú

Origen de la «chimbombada»

Utilizar chimbombas azules y blancas surgió en Nindirí para «levantarle la moral» a este municipio de Masaya que estaba completamente tomado por la Policía Nacional luego de ejecutar la «Operación Limpieza»  en julio de este año. Desde inicio esta forma de protesta pacífica se volvió viral en las redes sociales y pronto se replicó en varias partes del país y en consecuencia simpatizantes del Gobierno comenzaron a reventarlas y algunas de las personas que se han manifestado de esta forma han sido detenidas.

«El régimen demostró que tiene temor a las causas organizadas, a la organización horizontal y al uso de sus herramientas tecnológicas para su difusión (..) la gente ya está colocando en las calles  su lluvia de creatividad. Este es un medio de protestas: globos contra plomo, azul y blanco contra rojo y negro», dijo uno de los jóvenes de Nindirí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *