Estilo

¿Se puede evitar que haya otra pandemia? Bill Gates asegura que sí
próxima pandemia
Bill Gates en el Foro Económico Mundial de Davos. (EFE) | Niú

Bill Gates adviritó desde 2015 que el mundo no estaba listo para la próxima pandemia. A pesar de esto la covid-19 tomó desprevenido al mundo. Gates asegura tener un plan para prevenir la siguiente.

En 2015, Bill Gates dio una charla TED titulada: ¿La próxima epidemia? No estamos listos. Cinco años después inició la pandemia de la covid-19 que tomó al mundo por sorpresa, pese a las advertencias de Gates. En su momento el video alcanzó un millón de vistas, pero fue hasta llegada la contingencia global por el coronavirus, que su charla se viralizó y alcanzó 33 millones de vistas.

En esa ocasión, el cofundador de Microsoft, habló de cómo el ébola le enseñó a la humanidad que no está lista para un pandemia. «Hoy en día, el mayor riesgo de catástrofe global no luce como una nuclear, más bien luce como un virus. Si algo llegase a matar alrededor de diez millones de personas en las próximas décadas, es muy probable que sea un virus altamente contagioso, en lugar de una guerra. No serán misiles, sino microbios».

Bill Gates «predijo» la covid-19

bill gates
Bill Gates en su charla TED: ¿La próxima epidemia? No estamos listos, de en 2015. Foto: Agencias | Niú

Bill and Melinda Gates Foundation es una fundación estadounidense privada que se creó en el año 2000 por Bill y Melinda Gates. Está entre las organizaciones filantrópicas más ricas del mundo y ha destinado recursos para tratar temas de pobreza, enfermedades y desigualdad en el mundo. La participación de Bill Gates desde esa fundación, en el escenario de la epidemia del ébola en África occidental, lo llevó a abordar este tema en una charla TED hace cinco años.

En su charla de Ted, Gates explicó los motivos por los cuales el ébola no se esparció mucho más. En primer lugar, se debió al esfuerzo de los trabajadores de la salud. Segundo, a la naturaleza del virus —el ébola no se contagia a través del aire y para cuando el virus ya ha sido contraído, muchas personas se encuentran tan afectadas que están en cama—. Tercero, porque no llegó a muchas áreas urbanas.

«Podríamos tener un virus con el cual la gente se sienta tan bien que, aún estando contagiados, puedan subirse a un avión o ir al mercado», resuenan al día de hoy las palabras de Gates, porque fue precisamente lo que sucedió con la covid-19.

Posteriormente en su charla, proyectó un modelo de la gripe española de 1918 para mostrar lo que ocurriría: «El virus se esparciría alrededor del mundo muy rápido. 30 millones de personas murieron por aquella epidemia, así que este es un problema serio. Deberíamos preocuparnos, de hecho, podemos diseñar un buen sistema de respuesta. Tenemos los beneficios de la ciencia y la tecnología».

¿Cuál es el plan de Bill Gates para prevenir la próxima pandemia?

En 2021, se publicó la carta anual de la Fundación Gates, donde retomó algunos de los puntos de su charla TED de 2015, pero ahora con una perspectiva más apegada a las circunstancias actuales. Gates sostiene que no es demasiado pronto para empezar a pensar en la próxima pandemia. En Niú te contamos cuál es su plan.

Una inversión multimillonaria

Detener la próxima pandemia requerirá gastar cientos de miles de millones de dólares al año. «Es una gran inversión. Pero recuerda que la pandemia de la covid-19 se estima que le ha costado al mundo unos 28 trillones de dólares», comenta Gates en la carta anual. Aparte de que invertir una importante suma de dinero evitará que se pierda mucho más, se van a prevenir millones de muertes. Gates califica esta inversión como «la mejor póliza de seguro que el mundo podría adquirir».

También especificó que la mayor parte de esa inversión tiene que salir de los países ricos, puesto que los beneficios para ellos son enormes. Sin embargo, durante estos últimos meses ha sido palpable el impacto global de la covid-19 y ese podría ser también el caso de la potencial pandemia siguiente. «Las herramientas y los sistemas que se creen para detener a los patógenos necesitan abarcar el globo, incluyendo los países de renta baja y media».

Un sistema de alerta global

Lo primero que se necesitaría es detectar los brotes de enfermedades en cuanto y donde surjan. Eso requeriría de un sistema de alerta global, con el que no se cuenta a gran escala actualmente. El pilar de dicho sistema sería la prueba de diagnóstico. Gates ejemplifica: «Digamos que eres una enfermera en un centro de salud de una zona rural. Notas que más pacientes de los que esperarías para esta época del año están llegando con tos, o que más gente de lo normal está muriendo. Así que realizas pruebas para patógenos comunes. Si ninguno da positivo, tu muestra es enviada a otro lugar para una investigación más a fondo».

Si la muestra resultara ser un patógeno súper infeccioso o completamente nuevo, un grupo de «primeros auxilios de enfermedades infecciosas» entra en acción. Algo como un escuadrón de bomberos contra una pandemia. Gates estima que se necesitarían alrededor de 3 000 miembros de ese personal de auxilio alrededor del mundo.

Para aprovechar al máximo a este personal, el mundo tendría que realizar simulaciones con regularidad para practicar, analizar y mejorar la forma de respuesta. Lugares que recientemente tuvieron experiencias con brotes de virus respiratorios, tales como Taiwán con el SARS y Corea del Sur con MERS, respondieron al covid-19 con mayor rapidez que otros porque ya tenían una idea de qué hacer.

La próxima vez debe ser diferente

Para comenzar a ver hacia el futuro, Bill Gates enfatiza en que los gobiernos necesitan seguir invirtiendo en las herramientas científicas que nos están ayudando a superar la pandemia actual, incluso luego de que dejemos atrás a la covid-19. A Estados Unidos le tomó meses conseguir la capacidad necesaria para fabricar las pruebas. Para la próxima pandemia, Gates cree que se podrá construir lo que él llama «plataformas mega-diagnósticas«, las cuales podrían someter a prueba hasta el 20% de la población global cada semana.

También confía en que se tendrán mejores tratamientos y avances en las habilidades para desarrollar nuevas vacunas. Pero lo que lo vuelve más optimista es que ahora el mundo comprende lo serio que deben tomarse las pandemias. «El mundo no estaba listo para la covid-19, la próxima vez será diferente», afirma.