Estilo

Sobreviviendo la crisis con terapias alternativas
Ilustración: Juan García | Niú.

Muchos nicaragüenses tienen problemas de sueño desde que inició la violencia del régimen de Daniel Ortega. Niú te cuenta qué podés hacer para superar el estrés.

     

Desde que inició la crisis sociopolítica que vive el país desde el 18 de abril del año pasado, cuando estallaron las manifestaciones cívicas en contra del régimen de Daniel Ortega, muchos nicaragüenses empezaron a tener crisis de ansiedad, de acuerdo a expertos.

“No puedo dormir”, era una frase que se repetía en decenas de mensajes en las redes sociales. Según los psicólogos del colectivo Sanar lo que el régimen de Ortega nos ha hecho vivir como población, lo demuestra nuestro cuerpo de alguna manera.

La incertidumbre, la violencia, las diferentes formas de tortura generan altísimos niveles de estrés y ansiedad. Vemos también otras respuestas también como depresión, trastornos del sueño o alimenticios”, explicaron en entrevista con Niú.

Ellos afirman que existen diversas formas para aliviar el estrés y la ansiedad, que va desde fármacos, hasta técnicas de respiración. Como profesionales recomiendan los ejercicios en dependencia de las necesidades de cada persona. Se suelen usar técnicas que la persona pueda realizar fácilmente y que no genere ningún daño. Siempre lo mejor es contar con el diagnóstico de un especialista.

No reemplazan la medicina, la acompañan

Las terapias alternativas o complementarias abarcan un extenso conjunto de técnicas, metodologías y procedimientos orientados a mejorar la salud de las personas. Según un documento escrito por Noemí Manceñido Marcos las terapias alternativas se desarrollan fuera de la medicina tradicional o convencional, y suelen ser usadas para ciertas enfermedades o para el bienestar de la persona en general.

Es importante reconocer que estas terapias no se basan en datos científicos y no se han demostrado sus efectos; sin embargo, personas que han practicado estas terapias afirman que han sentido mejorías en dolencias y situaciones emocionales.

“Después de la sesión me sentí más tranquila, y dormí alrededor de cuatro horas cuando llegue a mi casa, es increíble la sensación de relajación que te deja”, afirmó Gioconda Berrios, paciente de reiki.

Por otra parte, hay que estar claros que las terapias alternativas son dirigidas hacia las personas y no a las enfermedades. Estas terapias pueden ser empleadas junto con la medicina convencional o empleadas en lugar de la medicina convencional.

Es importante saber que para poder dejar de utilizar la medicina convencional, se debe consultar primero con un médico para que este dé el visto bueno de utilizar estas terapias. Todas estas terapias trabajan con la energía del cuerpo.

Te dejamos tres terapias alternativas que te pueden ayudar a combatir el estrés y la ansiedad:

Reiki

El reiki provoca un estado de relajación reduciendo o eliminando la ansiedad | Ilustración: JAGZ

Según Karla García, una de las practicantes de este ejercicio, el reiki es una terapia energética. Se hace con una imposición de manos y no hay contacto físico con el paciente. Los reikistas sólo funcionan para transmitir energías hacia el paciente, es solo un vínculo para que la energía del cuerpo fluya por todos los canales. 

Esta terapia trabaja con los siete chacras del cuerpo, que están ubicados en la línea media del cuerpo. La ubicación de los chacras es el siguiente:

  1. Primer chacra (Muladhara) está ubicado en la base de la columna – coxis.
  2. Segundo chacra (Svadisthana) está ubicado por debajo del ombligo -abdomen bajo.
  3. Tercer chacra (Manipura) está ubicado por encima del ombligo -área del estómago.
  4. Cuarto chacra (Anahata) está ubicado en el centro del pecho.
  5. Quinto chacra (Visuddha) está ubicado en la zona de la garganta.
  6. Sexto chacra (Ajna) está ubicado entre los ojos.
  7. Séptimo chacra (Sahasrara) está ubicado en el todo de la cabeza.

El reiki no le hace ningún daño al cuerpo y tampoco crea adicciones ni efectos secundarios o colaterales, debido a que no se usan sustancias químicas ni elementos extraños al cuerpo.

Una sesión de reiki consiste en que el reikista -la persona que hace la sesión- le pida al paciente que se acueste en una camilla y trate de relajarse. El reikista coloca sus manos a unos centímetros y revisa si la energía de cada chacra está en orden. La reikista Karla García, afirma que a lo largo de las sesiones los pacientes tienden a dormirse debido a la relajación que esta terapia les ocasiona.

“El reiki te hace sentir como si descansaste, te hace sentir relajado y sereno. Algunas personas no sienten a la primera porque se muestra receptivos, pero con distintas sesiones se puede sentir el cambio de energía en el cuerpo”, afirma García.

Las sesiones suelen durar entre 45 minutos y una hora, todo depende de cómo esté el paciente emocionalmente. Cualquier persona puede practicar el reiki. También puede utilizarse para prevenir malestares. Según García en Nicaragua no existe la cultura de prevenir los malestares y las personas toman medidas hasta que se sienten mal.

“Es importante que prevengamos algunas enfermedades o malestares, el reiki sirve para eso”, asegura.

Aromaterapia

La aromaterapia incrementa los niveles de energía | Ilustración: JAGZ

La aromaterapia es la utilización médica de los aceites esenciales extraídos de plantas aromáticas. Esta terapia ayuda a restablecer la armonía y el equilibrio del cuerpo y la mente del paciente. Se concentra en el sentido del olfato y del tacto.

Hay investigaciones que demuestran que las personas responden a los olores a un nivel emocional superior al de los otros sentidos. Algunos de los aceites utilizados en esta terapia, tiene la propiedad de equilibrar y transformar  las emociones, reduciendo la depresión, la ansiedad y la fatiga mental.

Según Milagros Quiroz, la aromaterapia le ha ayudado a reducir sus niveles de estrés y ansiedad. “Por el estrés sufro de insomnio y los aceites me han ayudado a disminuir el estrés y a poder conciliar el sueño. Es dedicarle unos cuantos minutos del día a simplemente oler y respirar para que hagan su efecto y ya tu mente está más clara para pensar mejor o trabajar mejor”, afirma.

También como paciente de la aromaterapia recomienda darle la oportunidad a las terapias alternativas. “Hay que darse una oportunidad de explorar olores, reconocer cómo tu cuerpo reacciona ante los estímulos. Es todo un viaje la aromaterapia, te ayuda a conocerte mejor y sentirte bien”, reconoció la paciente.

La sesión comienza cuando el o la especialista analiza el estado de salud del paciente. Después del análisis, comienza a definir qué tipos de esencias serán de utilidad para iniciar la sesión. Tras comprobar que los olores que desprenden de los aceites van a tener un impacto positivo en el paciente, el terapeuta comienza la sesión de masajes.

El masaje consiste en la aplicación de cinco aceites esenciales, junto con un aceite portador o base sobre las zonas afectadas. Si el paciente experimenta una sensación agradable y empieza a relajarse, el aromaterapeuta seguirá empleando la mezcla de aceites hasta que el paciente se sienta más tranquilo.

La duración de las sesiones dependerá de las dolencias y de lo que considere el especialista. En algunos casos solo será necesaria una sesión para que el paciente se sienta bien.

Existen cientos de aceites esenciales, por lo que resulta difícil mencionarlos a todos, sin embargo, esta es una lista de aceites esenciales para aliviar:

Anemia: limón, diente de león, romero, salvia y tomillo.

Acidez de estómago: lavanda, melisa y romero.

Ansiedad y depresión: albahaca, vainilla, lavanda, rosa y cedro.

Asma y bronquitis: eucalipto, romero, lavanda y pino.

Yoga

Practicar yoga ayuda a mejorar la coordinación, y es perfecto para mantenerse en forma | Ilustración: JAGZ

El yoga es una práctica milenaria nacida en India y que actualmente ha estado tomando mucho auge en Nicaragua. Esta es una práctica que se adecua a cualquier ideología o creencia y se fundamenta en los textos antiguos hindúes y en la filosofía budista. Para Isaac Briones, instructor de yoga, esta práctica es simplemente para “relajarse un poco en el mundo moderno”.

La mayoría de las clases de yoga empiezan con el “Saludo al Sol” que es un calentamiento que comprende una sucesión dinámica de posturas que inician de pie y va bajando hasta el suelo para calentar los músculos y las articulaciones.

Luego del calentamiento comienzan las posiciones estáticas, siempre trabajando el cuerpo y la musculatura de forma equilibrada, también se pueden implementar posiciones fluidas que se hacen en movimiento continuos. Las clases de yoga terminan con un momento de relajación de diez a quince minutos donde se devuelve la calma al cuerpo y la mente; sin embargo también puede realizarse una meditación final.

Existen más de cien tipos de yoga, sin embargo lo más comunes son:

Hatha Yoga:  Este tipo de yoga abarca muchas posturas e incluye un rango de métodos de purificación, meditación y mantras.

Yoga Kundalini: A este tipo de yoga se le llama “el yoga de la conciencia”. Esta práctica incluye posturas de yoga, respiraciones energéticas, canto de mantras y meditación. El tiempo de meditación dura alrededor de once minutos.

Yoga Bikram: Esta es una variante muy intensa que incluye una serie de 26 posturas, que se realizan en 90 minutos en una sala con calefacción a 42 grados de temperatura. Este tipo de yoga tiene como objetivo calentar los músculos para lograr más flexibilidad y desintoxicar el cuerpo a través del sudor.

Según Isaac Briones, para practicar yoga solo es necesario tener ánimo. “Yo siempre le digo a las personas que no necesitan nada más que su ánimo y sus ganas de practicar, que no tengan miedo”, afirmó en una entrevista a Niú.

El instructor expresó que actualmente con la situación del país, el yoga es una opción para sobrellevar la crisis. “Ahorita es una muy buena oportunidad para difundir el método de las terapias alternativas”, afirmó el instructor.