Blogs

ZEDE: La prostitución del Estado hondureño

Las Charter City se denominan ahora Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE). También les dicen “ciudades libres” y han sido legalmente aprobadas por el Congreso Nacional de Honduras.

     

En 2011, había compartido esta nota, en CONFIDENCIAL, sobre las “ciudades modelos” que en esas fechas, comenzaban a analizarse y perfilarse en Honduras, como un modelo de maridaje semifeudal del capitalismo vergonzante: el capitalismo financiero/lavado de dinero y el capitalismo atrasado y parasitario de estos países que somos del “tercer mundo”. Maridaje de las peores facetas del capitalismo.

El entonces presidente Lobo de Honduras (ver video de su intervención en la nota de Confidencial), reflejó el sentido cínico del modelo, afirmando, sobre la primera posibilidad de su Charter City: “¿Qué son 33 kilómetros cuadrados para Honduras, si nadie puede echarse a tuto las carreteras, puentes, escuelas, hospitales modernos que dejarán construido, si se les ocurre irse?”

Solo que en ese 2011, el Estado hondureño apenas pensaba salir emperifollado al primer callejón a venderse al mejor postor de los matones financieros que siempre andan rondando por esos lares. Hoy, la prostitución del Estado hondureño es una pesadilla…no, estrictamente, una realidad de pesadilla.

Y es que el presidente ya casi saliente de Honduras, Juan Orlando Hernández-JOH, ese sujeto que en 2022 seguramente se va a nacionalizar nicaragüense como Mauricio Funes, apretó el paso y continuó el esfuerzo de su antecesor, Lobo, y logró ya, meter los primeros clavos en las manos y pies del pueblo hondureño con sus ahora llamadas, ¡qué cinismo!, “ZEDE”. La oligarquía vende y “Zede” la soberanía del pueblo, de su territorio, de su Estado.

Las ZEDE: Estancos aberrantes del capitalismo fracasado

Las Charter City que caracterizaba en mi nota de Confidencial, se denominan ahora Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE). También les dicen “ciudades libres” y han sido legalmente aprobadas, previas ciertas descaradas reformas constitucionales y mediante la también cínica Ley Orgánica de las ZEDE (Decreto Legislativo 120-2013), aprobada el 12 de junio de 2013, por el Congreso Nacional de Honduras.

Esa ley, que necesitó reformas constitucionales que le dieran al Estado hondureño la competencia de renunciar a sus exclusivas competencias como tal, permite vender territorio hondureño a cualquier extranjero que lo quiera comprar, con la salvedad que el Estado les traspasa mucho de sus derechos soberanos a los dueños de esos territorios privados, convirtiendo así a Honduras en una virtual aglomeración de feudos privados o de cuarterías autónomas.

Fue necesaria esa reforma constitucional aberrante (¿recordás aquello de “escrito en piedra” que repetían cuando el golpe de Estado a Manuel Zelaya?), como la del  artículo 303 Cn., el cual definía la soberanía del pueblo en el ejercicio de la justicia con su sistema de jueces y tribunales independientes como la Corte Suprema, Tribunales, Apelaciones, etc. La reforma establece que, en las zonas estancos, los dueños privados pueden establecer “tribunales con competencia exclusiva en zonas del país sujetas a regímenes especiales”. Es decir, se fractura el sistema nacional de justicia y se autorizan islotes donde esa justicia es aplicada de manera privada.

Esto queda mayormente claro en la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico-ZEDE, que les da a estas zonas propiedad de extranjeros, en su artículo 3, categoría política y fiscal igual a la de los municipios solo que en las ZEDE no hay ciudadanos, solo trabajadores de la Zona) y, algo que no tiene ningún municipio, “tribunales autónomos e independientes” de justicia con el sistema que a los dueños de las ZEDE más le guste en el mundo (!): Puede venir alguien como Kim Jong-un, de Corea del Norte y montar su particular modelo de justicia ¡y parte sin novedad! O alguien como el exsuboficial nazi Paul Schäfer, asociado represivo de la dictadura de Augusto Pinochet y establecer una réplica de su “Colonia Dignidad” que montó en Chile, con la ventaja que Honduras no le juzgará por sus crímenes esclavistas y sexuales, sino que, dueño soberano de sus X kilómetros cuadrados, él podrá ser juzgado, si acaso, por su propio tribunal personalizado con el sistema que más le cuadre!

En el artículo 4, se establece un régimen fiscal especial para las ZEDE, que se manejan con su propio presupuesto, recaudan y administran sus tributos, establecen tarifas de servicio público y se favorecen con la genialidad que “el Estado de Honduras no es responsable en ninguna forma de las deudas o compromisos financieros que adquieran”.  Por lo tanto, todos los activos nacionales dentro del territorio ZEDE, son embargables por terceros. Así se definen las futuras fiestas de hienas carroñeras contra el pueblo hondureño. (Te recomiendo leer cuidadosamente, en especial los artículos 3 y 4 de la Ley de las ZEDES):

Fotostática de los Articulos citados de las Ley de ZEDES en Honduras

¡Se vende República, al menudeo!

Esta es una virtual venta al menudeo de todo lo que puede ser la nacionalidad hondureña. La oligarquía hondureña fracasada, viendo que nunca pudo construir un país, una nación, un territorio, un Estado, se ha puesto el delantal de vendedora de calle, después de su acción de meretriz y ya anda pregonando su venta de garaje.

¿Fuerzas policiales?: El artículo 22 señala ¡la obligación! de las ZEDE, de establecer sus “propios órganos de seguridad interna con competencia exclusiva en la zona”: Policía, órganos de investigación del delito, inteligencia, persecución penal, sistema penitenciario, etc.

¿Derechos de propiedad?

  • Las ZEDE establecerán impuestos sobre la propiedad privada que encuentren en el territorio que compraron, con el respectivo avalúo periódico decidido por los dueños de las ZEDES (artículo 22).
  • Los dueños privados de activos dentro del territorio comprado por las ZEDES, o se asocian a ellas, o venden. Si no quieren vender, las ZEDES los expropian artículo 24).
  • La propiedad del suelo en zonas donde haya “poca” población, será administrada por las ZEDES a nombre del Estado hondureño.
  • Si se deciden expropiaciones a otros dueños diferentes a los de las ZEDES, “no deben imponerse medidas precautorias que impidan o detengan el proceso de expropiación” sic. Artículo 28.

¿Moneda, circulación de medios de pago?

  • No hay políticas de moneda nacional.
  • No hay control de cambios.
  • Los medios de pago son libremente convertibles, incluyendo mercados de divisas, oro, valores futuros, mercancías “y similares”.
  • Las ZEDES deben “salvaguardar la libre circulación de capitales dentro, hacia adentro y hacia afuera” sic. Artículo 30.
Articulos relevantes

Solo de último, miremos esta cereza en este pastel de fiesta oligárquica: de llegarse a dar en el futuro, la derogación de esta ley, habrá un periodo de transición “no menor de diez años”, en el cual se mantendrá en vigencia los derechos de los dueños de las ZEDES. (¡¿Qué te parece?!)

La cereza en el pastel oligárquico de las ZEDES

Bueno, allí me detengo, porque hasta los puntos y las comas de esta reforma constitucional y esta “ley” de venta al menudeo de Honduras (legado de tres regímenes presidenciales seguidos del Partido Nacional), son cuestionables y reflejan esa desesperación oligárquica en Honduras. Y el candidato “Papi a la orden” del PN para las elecciones del 28 de noviembre próximo solo va a apretar el acelerador de este descuartizamiento de la república, el Estado y la nación, del pueblo hondureño.


Al margen:

Por cierto, Juan Orlando Hernández, uno de estos días, llegó a Managua a hablar de soberanía, de dignidad nacional, de defensa de la patria, de fronteras, y junto a Ortega, firmaron un asalto conjunto a la triple soberanía en el Golfo de Fonseca queriendo arrinconar a El Salvador. Ya sabés, Bukele no le cae bien a la extrema derecha, ni a su versión edulcorada, la izquierda “socialista”. Este JOH, viendo el sentido de las ZEDES, ¿está dispuesto a lanzar a la guerra a Honduras por la Isla Conejo en el Golfo de Fonseca, de 0.5 kilómetros cuadrados? Puede ser, porque esa zona del Golfo de Fonseca está contemplada en la ley, igual que la zona Caribe de Honduras, como prioridad en la venta de soberanía al menudeo de esta oligarquía.


*Este artículo fue publicado también en el blog: Día-Logos