Estilo

De Twitter a Tik-Tok: La evolución de la hermana Xiskya Valladares en redes sociales
Xiskya Valladares
Foto: Cortesía. Arte: Juan García | Niú

Por mucho tiempo fue conocida como "la monja tuitera", pero ahora está más en Tik Tok que en Twitter. Conversamos con la hermana Xiskya sobre este cambio y el efecto en sus seguidores

     

«Soy inconformista, creo en la gratuidad, en la solidaridad y en la libertad. Pero sobre todo en la mayor de las fuerzas humana y divina: la del amor», se autodescribe en su página web, Xiskya Valladares, la «monja tuitera» que hace un par de años causó revuelo por expresar sus ideas frontalmente en esta red social. Ahora, incursiona en Tik Tok, donde ya tiene miles de seguidores y sigue adaptándose a las redes sociales.

A la fecha, su cuenta en Tik Tok cuenta con 343 400 seguidores y su primer video lo publicó el 3 de marzo del 2020 pasado —en Twitter tiene 71 176 seguidores y tiene una cuenta desde julio 2009—. Esto demuestra el éxito que han tenido sus contenidos en comunidades más jóvenes, quienes son la principal audiencia de esta red social, pues en menos de un año, ha alcanzado a muchas más personas que las que ya le leían y seguían en Twitter.

En Niú, conversamos con Xiskya, para conocer qué le motivó a unirse a esta red social y qué reacciones han tenido sus seguidores en ella.

Tik Tok: Una evolución

«En Twitter cada vez recibo más troles, principalmente de personas fanáticas de la Iglesia Católica, a quienes les molesta mi visión más abierta de la religión. En TikTok prácticamente no recibo troles, excepto unos pocos ateos resentidos con la Iglesia. La mayoría de reacciones en TikTok son muy positivas, personas que agradecen mi presencia y mi mensaje y que incluso me dicen que les he devuelto a la fe», cuenta Xiskya.

@xiskyaEsta historia es para ti. No te la pierdas. ##miprimervideo ##regalosorpresa ##sorpresa ##perritos @mmmarsaal @trecebits♬ sonido original – Xiskya Valladares

Desde que inició a compartir contenidos en Tik Tok, «más o menos el 80% de mi contenido es de respuestas a preguntas sobre la religión o la fe», comenta la religiosa. El restante de las publicaciones son video-rutinas, «que es lo que más le gusta a la gente», dice Xiskya, en estos videos comparte con sus seguidores lugares a los que visita o donde viaja. También publica «dúos» con otros tiktokers católicos o reacciones a otros videos.

«Le he perdido el miedo a la audiencia por completo. No me asustan los trolls, puedo predecir cuándo un contenido va a ser más exitoso, sé qué le gusta a la gente y qué es lo que no, pero que igual hay que publicarlo. Y además, creo que también me he ido adaptando a los nuevos formatos (del tuit al video)», menciona.

Es bien recibida en la red

Tik Tok parece ser un ambiente mucho más cómodo para la religiosa, de hecho, hace algunos meses publicó en Twitter las razones por las que estaba menos activa.

Para Xiskya, Tik Tok es «una red social muy nueva, con un concepto que la hace muy adictiva y un algoritmo que favorece mucho el crecimiento orgánico (sin pagar), a diferencia de otras redes sociales. Una red que ha evolucionado mucho, pasando de ser 100% de baile y música a tener un contenido muy diverso en el que caben todos los nichos temáticos posibles», detalla la religiosa.

Estar activa en redes sociales le ha traído muchos beneficios a esta religiosa. Entre ellos «el contacto estrecho con la vida de las personas, el conocer las inquietudes de los jóvenes en TikTok, el darme cuenta de lo que nos pueden manipular las redes sociales, el descubrir a Dios presente también en la Red, el poder hablar desde la experiencia y no solo de oídas, la oportunidad de poder razonar también la fe junto a los que dudan. Muchas cosas», asegura