En pantalla

En busca del «Tiempo Prestado» de Pixar

"Tiempo Prestado" es una refutación a la idea de que los dibujos animados son un medio exclusivamente infantil

Malas noticias: no podrás ver el nuevo cortometraje de Pixar en el cine, como preámbulo de uno de sus tradicionales largometrajes familiares. Es una lástima, porque su impecable manufactura demanda la pantalla grande. La buena noticia es que lo puedes ver ya, de inmediato, en tu teléfono o computadora. Recién ha sido estrenado en línea, y ya lleva casi 6 millones de reproducciones.

“Borrowed Time”, es una historia breve, ambientada en el viejo oeste, que condensa en seis minutos toda una vida de dolor y arrepentimiento. El personaje principal es un viejo sheriff que, a la orilla de un precipicio, recuerda una tragedia que marcó su vida.

El cortometraje es una refutación a la idea de que los dibujos animados son un medio exclusivamente infantil. Estamos ante un drama sin tapujos, que recurre a emociones adultas y no se priva de retratar violencia. En realidad, Pixar no se ha privado de pasear por el lado oscuro.

En “Wall*E” (Andrew Stanton, 2008), la soledad de pequeño robot abandonado en un planeta de chatarra lo convertía en un Sísifo trágico. En “Up” (Peter Docter, 2009), un conmovedor montaje condensa la vida matrimonial de una pareja, cerrando con la muerte de la esposa. En la franquicia de “Toy Story” (1999-2010), el paso del tiempo y los frágiles lazos de amistad y afinidad son fuente de zozobra. Sin embargo, los largometrajes de Pixar siempre apuntan al optimismo, encontrando bálsamos para la tristeza.

La novedad de “Borrowed Time”, es su compromiso con el drama. Un especie de acto de intervención divina modula el fatalismo, pero la tragedia es irreversible. Su claridad emocional a la hora de enfrentar esto es decididamente adulta. Véalo ya, sin los niños.

Tome nota que la música evocativa fue compuesta por el argentino Gustavo Santaolalla, ganador de dos Óscares de la Academia por su trabajo en “Brokeback Mountain” (Ang Lee, 2000) y “Babel” (Alejandro González Iñarritu, 2001).

Más animación en clave adulta

“BELLADONNA OF SADNESS” (Eiichi Yamamoto, 1973)

El pionero de la “manga” japonesa sorprendió con esta psicodélica fábula sobre una bella campesina violada por un señor feudal en su noche de bodas. Ella, para vengarse, hace un pacto con el diablo que la convierte en una poderosa hechicera. Sexualmente explícita, permanece chocante en el siglo XXI.

“WATERSHIP DOWN” (Martin Rosen, 1978)

Filme británico basado en la novela de Richard Adams. Una dura alegoría sobre la condición humana, dramatizada a través de un grupo de conejos que tratan de establecer una colonia idílica. Con giros aterradores y sangrientos, no volverás a ver a los conejitos con ojos de ternura.

“LA TUMBA DE LAS LUCIERNAGAS” (Isao Takahata, 1988)

En Japón de la II Guerra Mundial, un niño trata de proteger a su hermanita de los horrores de la guerra. Aunque sea virtualmente imposible hacerlo.

«WALTZ WITH BASHIR” (Ari Folman, 2008)

Un documental animado que reconstruye las memorias de soldados israelitas, veteranos de la invasión a Líbano, en 1982. Nominada al Óscar de la Academia.

“PAPRIKA” (Satoshi Kon, 2006)

El largometraje final del gran Satoshi Kon es un alucinante ejercicio de ciencia ficción, sobre una máquina para invadir sueños, robada por un villano que quiere controlar la realidad. Solo la bella terapeuta justiciera Paprika puede detenerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *