Blogs

The Librewry, un lounge Warholiano
Foto: Cortesía

Es un sitio al que acudir cuando no queramos bares convencionales ni discos. La decoración es bastante llamativa, inspirada en Andy Warhol y su Pop Art

     

Desde hace unos años Plaza Eclipse ha dejado de ser un redondel vacío y lúgubre. El lugar es ahora otro epicentro de la vida nocturna en Managua. En sus instalaciones germinaron primero restaurantes que, poco a poco, terminaron siendo relevados por bares. #OtraPorFavor es asiduo de Eclipse y ha decidido empezar con este blog una serie de publicaciones para contarles las propuestas que pueden encontrar allí.

Uno de los bares más nuevos es The Librewry, un lounge ubicado debajo de El Aula, una disco que abre sus puertas muy temprano para responder a su target universitario. Al estar debajo de la discoteca, los locales tienden a confundirse. Uno piensa que se trata del mismo. Pero no.

The Librewry es abierto más tarde y el ambiente es diametralmente distinto a El Aula, una disco que, a quienes asistimos en la adolescencia a Broder y Arribas Bar, a las famosas tardeadas de a cinco pesos la bicha, le llamamos un lugar para ir a “patear loncheras”. Pero ahora ya crecimos y algunos días queremos bacanalear sin el estruendo del reguetón​​​​. Disfrutar de un DJ que nos haga bailar, pero sin perder la posibilidad de platicar con los amigos.

Cortesía

Este lounge ofrece ese ambiente. Asientos cómodos (algunos sofás) y un inmobiliario perfecto para armar una rueda de amigos. Es lo que pretende The Librewry, según su dueño, que explica que su barra ofrece una variada carta de tragos y cócteles para satisfacer los gustos. Igual sucede con las cervezas, rones, vodka, tequilas, y un menú de comida diseñado para compartir (recomendamos las rellenitas).

Los precios The Librewry son cómodos, en especial cuando hay promociones. Es un sitio al que acudir cuando no queramos bares convencionales ni discos. La decoración es bastante llamativa. Diría que, en cierto modo, inspirada en Andy Warhol y su Pop Art. Iconos nacionales, como el General Sandino y el poeta Rubén Darío, adornan las paredes en retratos de colores densos y brillantes. Azules, purpuras, amarillos… En otra pared El Ché Guevara. Y libros simulando una librería, o quizás La Factoría warholiana en Manhattan, donde la actriz Viva, Susan Hoffmann, posaba en los años sesenta con su ensortijado cabello rubio, que caía a los lados de su angulosa cara montada sobre su delgado cuerpo.

En The Librewry puede resaltarse también la atención de los meseros. Esmerados sin resultar incómodos. Varios de esos camareros son gente pequeña que mantienen a uno con el vaso recargado, y dispuestos a interactuar con el cliente. Además, cada día varían conceptos: “Noche de Plancha”, para escuchar canciones acabangadas, “Ladies Night”, “After office”, “One dollar bar” y veladas con música viva.

En Plaza Eclipse la noche puede iniciar o terminar en The Librewry. Eso usted lo decide. Dependerá de su ánimo. Por lo pronto, #OtraPorFavor visitará otros bares de este redondel, ahora luminoso y bullicioso, para contarles después.