Perfiles

Cheslor Cuthbert no bailaba ni en las fiestas

El isleño de las Grandes Ligas
Cheslor Cuthbert
Ilustración: Olga Sánchez | Niú

El pelotero de Corn Island es el nicaragüense en el mejor béisbol del mundo con la firma más cara en la historia de Nicaragua

     

Cheslor Cuthbert es un muchacho fornido, alto y risueño. Entra al campo del Estadio Nacional Dennis Martínez, con unas medias azules y unos guantes blancos, para calentar.

Las graderías con sillas descompuestas y el techo deteriorado del Estadio, distan mucho de los coliseos que este nicaragüense acostumbra ver en Grandes Ligas, en las que debutó en el 2015.

Son las cuatro de la tarde del 22 de noviembre y las gradas se empiezan a llenar de fanáticos. En las butacas hay dos niños gritando: ¡Cheslor! ¡Cheslor!. Él, que no puede resistirse al cariño de la gente de su país, detiene hasta tres veces sus estiramientos para hacerse fotos con sus aficionados.

Cheslor está en Nicaragua jugando con el Bóer. Recibió el permiso del Royals de Kansas City, para ser parte de las filas del equipo capitalino desde el 20 de noviembre hasta el 10 de diciembre.

596144
Royals de Kansas City | Página oficial

Cheslor se estira junto a sus nuevos compañeros. Con ellos Cheslor sonríe. En el campo se concentra. No hace caso a lo que sucede a su alrededor, se coloca en posición y comienzan los lanzamientos. Batea una, dos, hasta cinco veces, se quita el sudor de la frente y deja el bate a un lado. Ahí la seriedad se evapora y vuelven las bromas, y risas con los peloteros del Bóer.

A sus recién cumplidos 24 años, es el cuarto pelotero nicaragüense, que no es lanzador, que llega a las Grandes Ligas. Nació en Corn Island, su padre era pescador y creció junto a sus cuatro hermanas en el barrio South End. “Ya te imaginarás cómo lo tenían de consentido”, contó a Niú Ninoska Cuthbert, una de sus hermanas.

Aunque nunca hizo falta la comida en su mesa, insiste en que no nació rico y que recuerda su infancia con una canción llamada Levántate de “Mozart La Para”, porque la letra tiene un mensaje de superación y fe.

30428504323_17a3084de1_k
Cheslor jugando con el Bóer en un partido contra el equipo de Chinandega | Carlos Herrera | Niú

Comenzó a jugar béisbol desde niño. Su padre lo indujo a este deporte, incluso le compró los guantes y el bate para que pudiese practicar.

En un torneo en Guatemala con la selección nicaragüense, el exscout de los Mets de Nueva York Wilfredo Blanco, lo descubrió, se interesó en él y convenció a la familia de Cheslor de entrenarlo, cuenta un reportaje de La Prensa.

En ese momento empezó una rutina y disciplina mucho más estricta para el muchacho de 14 años, hasta que el 02 de julio de 2009, a los 16 años, firmó por 1.35 millones de dólares con los Royals de Kansas City, el pago más alto que se ha dado por un beisbolista nicaragüense.

31092071782_9086ab6bb5_k
| Carlos Herrera | Niú

Cheslor debutó en Grandes Ligas el siete de julio de 2015, en un partido contra los Tampa Bay Rays, jugando en el Kouffman Stadium.

“No bailaba ni en las fiestas”

Cheslor es padre de una niña de tres años y un varón de tres meses. En Estados Unidos le gusta cocinar y cuando lo hace pone música de “Palo de Mayo” para conseguir buenas recetas. Su hermana Ninoska Cuthbert cuenta que nunca lo ha visto bailar pero que sí lo ha oído cantar. Cuando era un adolescente se le pegó “Lo que pasó pasó”, de Daddy Yankee.

A este caribeño le encanta el mar y es un beisbolista destacado. “Las avanzadas habilidades de bateo de Cuthbert lo separan de otros bateadores de su edad, sobre todo su reconocimiento de lanzamiento y su habilidad para trabajar el conteo, así como una buena velocidad de bate”, señalaba baseballamerica.com.

“Hay sólo algunos tipos que nacieron para ser bateadores de Grandes Ligas”, le comentó a ese sitio el exreceptor de Grandes Ligas Vance Wilson “algunos tipos simplemente nacen para tener la mecánica adecuada … Estoy convencido de ello, y él es uno de ellos”, agregó.

30414892764_5d8d39a652_k
Cheslor durante sus entrenamientos con el Bóer en el Estadio Nacional Dennis Martínez | Carlos Herrera | Niú

Gracias a su desempeño en julio de 2016 fue nombrado bateador del mes del equipo de Kansas City. En la temporada, Cheslor tuvo presencia en 128 juegos, en los que conectó 130 hits, de esos 12 jonrones, 28 dobles, y un triple. Anotó 49 carreras y lo poncharon 96 veces.

En Nicaragua lo quieren y lo respetan. Durante el juego del Bóer contra Chinandega, todos sus rivales querían saludarlo. De ellos se llevó un par de abrazos y algún deseo de suerte en su desempeño en Estados Unidos. Mientras tanto, en el Estado Dennis Martínez la gente se amontonaba a las orillas del campo para ver al isleño que juega en las Grandes Ligas.