Tecnología

Niños y niñas gamers: La nueva tendencia de las familias en YouTube
Niños gamers
Foto: Agencias | Niú

Ahora los pequeños también están en internet. La nueva tendencia de niños y niñas “gamers” o “streamers” deja dudas sobre si las ventajas sobrepasan a las desventajas

     

“Hola, somos Rodrigo y Dylan, padre e hijo respectivamente, y esta página la creamos para compartir y jugar todo tipo de juegos. Espero que disfruten con nosotros”, dice la descripción de “DyPlay” una de las tantas páginas en Facebook y canales en YouTube que tienen a menores de edad por protagonistas.

Aunque no se existe un ranking o cantidad exacta de cuántos de los streamers que se dedican a jugar videojuegos en línea son menores de edad, ya es común ver canales que tienen a niños, y en muy pocas ocasiones niñas, que junto a sus padres ya sea aparezcan en cámara o estén detrás, se dedican total o parcialmente a jugar y hacer stream de las partidas de sus hijos.

Las ganancias de algunos de estos pequeños videojugadores, son millonarias. La pregunta es: ¿Qué tantas ventajas tiene esto? ¿Qué peligros existen para los infantes en la red? En Niú tratamos de responder estas preguntas.

Ventajas y desventajas

¿En qué momento entonces a los padres dejó de importarles el tipo de entretenimiento que consumen sus hijos?”, cuestiona el diario El País en un artículo sobre la adicción a los videojuegos. Una condición que es real, y que, aunque no se tengan cifras exactas de a cuántas personas —niños y jóvenes— afecta, funciona como cualquier dependencia a una sustancia.

La adicción a los videojuegos empieza como todas las dependencias, comenta el diario. Primero es una simple diversión, algo que entretiene. Pero “con el tiempo se convierte en una necesidad vital. Si no se está jugando, se está en YouTube viendo gameplays (listas de reproducción de juegos) o análisis de los últimos avances tecnológicos de un juego en particular. O se está leyendo sobre el tema. O se esfuma una tarde pensando en comprar el último gadget. A veces incluso se sueña con ello”, detalla el medio.

Aún así, hay diversos estudios que encuentran resultados diferentes en los videojuegos, por ejemplo, una investigación realizada por Cooperative Institute for Research in Enviromental Sciences (CIRES), de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos, apuntó que el secreto para no desarrollar adicción está en el tipo de juego, el uso y la frecuencia de tiempo que le dediquemos. Es ahí donde se vuelve comprensible que un videojuego “para adultos”, es decir, con alto contenido de violencia y gráficamente explícito se convierta en una adicción para los niños.

Según un artículo de ABC, «la utilización de estos menores en internet choca con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño». «Para Pedro Hartung, abogado de Derechos Humanos y del Niño del Instituto Alana, organización brasileña que vela por la infancia, en un mundo hiperconectado, en el que «los niños están masivamente en internet», es una prioridad «encontrar formas de garantizar la protección de sus derechos también en el entorno digital»», detalla el medio.

Sin embargo, esto no parece preocupar a muchos padres de niños o niñas gamers. De hecho, algunos incluso les han permitido que dejen el colegio y reciban clases en casa “para poder dedicarle más horas a mejorar su técnica en los videojuegos”, cuenta el canal T más, que realizó un video sobre los videogamers menores de edad que también son “millonarios». Aquí te contamos quiénes son dos de los más populares gamers menores de edad para el habla hispana e inglesa.

Sceptic: Un gamer millonario

Las listas de gamers menores de edad están encabezadas casi siempre por él. Se trata de Griffin Spikoski, un youtuber dedicado exclusivamente a los videojuegos, que ahora tiene 16 años, pero empezó su canal en 2018, cuando tenía apenas 14. En su canal, donde se denomina como Sceptic, cuenta con más de 1.4 millones de seguidores y más de 150 videos.

Tras sus primeras transmisiones llamó la atención de los medios al recaudar más de 200 000 dólares al año jugando el videojuego Fornite. Su fama llegó casi de inmediato, pues en su primer video logró vencer a un reconocido gamer del mismo videojuego. El joven pasa unas 18 horas al día dedicado al juego, que es como «un trabajo» y que incluso sus padres apoyan completamente, pues lo sacaron del colegio y contrataron a alguien que le de clases en casa y, además, contrataron a un asesor para mejorar su técnica en el juego, según el medio 20.minutos.

Entre sus éxitos, además de las ganancias que acumula con sus streams, este adolescente también se convirtió en embajador de marca de Whistle Sports, una compañía de ropa de deportes y una compañía creada por sus padres: Skeptic Gaming Inc. «Tratamos de mantenerlo humilde al respecto», dijo su padre Chris Spikoski al medio estadounidense ABC. «Tratamos de encontrar el equilibrio adecuado entre su trabajo escolar y mantener sus prioridades en orden».

Dani y Evan: De Youtubers a Gamers

Los mellizos españoles Dani y Evan empezaron en el mundo de YouTube hace algunos años, con su canal: Las Aventuras de Dani y Evan, con más de 2.1 millones de seguidores. En estas reflejaban al principio su pasión por los dinosaurios, los unboxing de juguetes, junto a su papá quien también aparece siempre en los videos. Sin embargo, no siempre fue así, pues su primeros videos no mostraban los rostros de los pequeños y solamente se dedicaban a hacer experimentos con colores o publicar recetas atractivas para niños y niñas.

El primer video en el que aparecen los pequeños Dani y Evan es de hace más cinco años (2015). Se trata de un nuevo formato que fue introducido por Maribel, mamá de los pequeños, a «un video más familiar y con formato de videoblog». En este cuentan cómo les fue en un «parque raro» y cómo hacer un caldo casero de forma fácil, en el video los pequeños no parecen tener más de tres años, de hecho, no pronuncian muy bien las palabras.

Hasta este momento, el canal se volvió en un «canal familiar» en el que los videos distintas maneras de compartir actividades en familia, como paseos, uno que otro videojuego; abrir regalos e incluso el primer día en el colegio. Actualmente los mellizos, con casi ocho años de edad, tienen tres canales: su canal original, otro canal llamado «Los polos» en los que juegan videojuegos en familia, y finalmente, el canal «Los juegos de Dani y Evan», en los que se dedican principalmente a ser «gamers»