Perfiles

Pintores, deportistas, diseñadores y agricultores: las otras vidas de seis periodistas nicas
periodistas nicaragüenses

En el Día Nacional del Periodista te contamos qué hacen, cuando no están informando, seis personas que has visto leído o escuchado en los medios nacionales

     

Rotsen López y Ramón Potosme: “En la naturaleza encontramos nuestra paz”

El vivero Nambume crece y ayuda a crecer. Sus dueños, Ramón Potosme y Rotsen López, desde hace cuatro años, echaron a andar este proyecto naturista que nació porque toda la familia de Ramón, de origen chorotega, se había dedicado de una forma u otra al cuido y uso de la tierra. La muerte de su padre, fue una “señal” para comenzar a preservar sus raíces. Rodeados de los árboles y flores de su hogar, que también es su sitio de trabajo, esta pareja de periodistas ha encontrado la paz que, dice, había olvidado. Con casi 15 años de experiencia en distintos medios de comunicación, ahora dedican todo su tiempo a la venta de plantas, aunque admiten que nunca van a dejar de sentirse reporteros. “El periodismo es bello y satisfactorio. Pero el vivero nos da paz, plenitud en todos los aspectos. Nos da felicidad”, afirman.

Amalia del Cid: “En la pintura me siento libre”

Amalia Del Cid no sabía de pinturas ni pinceles cuando, hace un año, empezó a retratar a Paul McCartney al óleo. Dejó los lápices grises y mutó al color, mucho color, perfeccionando el que había sido su hobby durante casi la mitad de su vida: el dibujo. “Yo nunca había agarrado un pincel, solo había dibujado, hasta que conocí a un amigo, Fernando Quintero, que es doctor y es pintor y yo dije ´si él puede que es doctor, yo también puedo hacer tiempo para empezar a pintar´”, cuenta. Periodista desde hace casi 10 años, Amalia empezó como reportera en el periódico Hoy y ahora es editora de Magazine, revista mensual de La Prensa. Las horas que le sobran después del trabajo, y a veces las madrugadas, las dedica a pintar. Tiene más de 15 cuadros de su autoría, seis de ellos los ha vendido, aunque sabe que “aquí no todo el mundo puede vivir del arte”.

Renato Poveda: Periodismo y moda

A Renato sus colegas lo recuerdan como alguien “que siempre andaba bien vestido” y que pedía a sus compañeras de trabajo que modelaran sus atuendos. Tiene 30 años y su primer amor fue el periodismo. Trabajó en La Prensa y actualmente es editor de “Espectáculos” para El Nuevo Diario y Qhubo. Mide casi dos metros, su piel es color caoba, su cabello, negro y voluminoso. Cuando entra a una sala, su presencia es imponente. Al diseño de modas llegó por el periodismo. Mientras hacía sus pasantías en 2008, lo enviaron a desfiles de moda y a entrevistar a diseñadores. Como ya tenía una pequeña noción de confección de ropa, gracias a su madre, comenzó a experimentar, “inventar” e innovar. Ha participado en distintas ocasiones en Nicaragua Diseña, la pasarela más importante del país, y tiene varias colecciones de ropa para hombres. Afirma que trata de no cruzar el periodismo con el diseño. “Como periodista siempre he sido Javier Poveda y en diseño soy Renato Javier. Desde una perspectiva veo dos personalidades muy diferentes y podría decirte que el denominador común es la pasión que siento por las dos profesiones”, expresa.

Dora Luz Romero: “El crossfit me recarga de energías”

A Dora Luz Romero, quienes la conocen, la describen como “una mujer muy fuerte“. Con 32 años y más de 13 de experiencia, es la jefa de información digital del diario La Prensa y colabora con grandes medios internacionales como El País, en España, donde estudió un máster. Esa determinación y tenacidad que la caracterizan, también se reflejan en sus hobbies. Desde hace más de un año practica crossfit, un entrenamiento físico de fuerza basado en ejercicios militares realizados con alta intensidad. Aunque admite que su trabajo es “absorbente”, ve el entrenamiento como una forma de “recargar energías” y “liberar estrés”. Desde que era niña soñaba con el periodismo y lo que más le gusta de su oficio es contar historias.

Néstor Arce: “Jugando airsoft planifico todo mejor”

Néstor Arce entró al periodismo por insistencia de sus profesores de secundaria, al rugby por un anuncio publicitario y al airsoft por las “gavillas”. Ha pasado su juventud entre cabinas de grabación, salas de periódicos, campos de rugby y combate. “Nada tiene que ver, pero estoy en todo”, admite entre risas. “Jugar airsoft me ayuda a planificar todo mejor, con el rugby me libero”, añade. Cuando era más joven juró no pisar una sala de redacción, pero ya tiene más de siete años de experiencia dentro del área multimedia y la radio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *